Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maratón de Beethoven con la batuta de Dudamel en el Palau

Simon Halsey se incorpora esta temporada como director artístico de los coros del Orfeó

Gustavo Dudamel en el concierto que dirigió en enero pasado en el Palau.
Gustavo Dudamel en el concierto que dirigió en enero pasado en el Palau.

Beethoven y Monteverdi serán los dos nombres propios de la temporada próxima del Palau de la Música. La apuesta más espectacular es la maratón de las sinfonías de Beethoven en cuatro días consecutivos con la batuta de uno de los directores de orquesta de más relumbrón en la actualidad: Gustavo Dudamel al frente de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. Una idea que fue propuesta por el propio Dudamel, que no falla en la sala de conciertos del Palau en las últimas temporadas, y que fue acogida con entusiasmo por los responsables de la institución: “Pensamos que es una excelente manera de acercar público nuevo a la música clásica, con Beethoven y con Dudamel”, ha explicado el director del Palau, Joan Oller. Otra gran novedad de la temporada próxima es la incorporación de Simon Halsey al frente de la dirección artística de los coros del Orfeó.

La energía que desprende Dudamel y los integrantes de la joven orquesta de la que es director en cualquier concierto es, sin duda, una baza para llenar la sala del Palau que, además, ofrecerá un amplio abanico de precios de las entradas –de 30 a 150 euros- , la inclusión parcial de algunas de las sinfonías en los abonos Palau 100 y hasta la creación de un abono propio para todas ellas con precios que oscilarán entre los 88 y los 468 euros.

Dudamel, que ya ha grabado la integral de las sinfonías de Beethoven con la Deutsche Grammophon y hará la gira con la orquesta venezolana por diferentes capitales europeas, planteó la maratón de Beethoven dentro de la celebración de la efemérides del 185 aniversario de la muerte de Simón Bolívar: “Dudamel hace un símil entre la figura liberalizadora del revolucionario y de lo que supuso Beethoven para la música. Por eso ha emprendido un proyecto singular en el que también intervendrá el arquitecto Frank Ghery con un diseño y en el que Barcelona es una de las ciudades escogidas”, añadió Oller. La integral se hará en cuatro días consecutivos del mes de marzo del año próximo.

No tan espectacular – pero de una calidad indiscutible- es la programación que ha realizado el Palau para la celebración del 450 aniversario de Claudio Monteverdi: Sir John Eliot Gardiner dirigirá al frente de sus formaciones orquestales Il ritorno d’Ulisse in patria, que supondrá la primera audición en Barcelona de la ópera de Monteverdi.

Belleza, arte, emoción

JAVIER PÉREZ SENZ

El objetivo del Palau es claro. Y ambicioso. Dejar de ser un simple contenedor de conciertos de lujo y seducir a los melómanos con un sello personal propio. Monteverdi, Beethoven y Bach son los ejes de una programación que juega con un elemento que les diferencia de otros auditorios europeos: el Orfeó Català y toda la familia coral del Palau, que inician nueva y prometedora etapa con una de las estrellas del mundo coral, Simon Halsey, como titular. La personalidad coral define, de entrada, el sello Palau.

Hay menos visitas de grandes orquestas en gira, porque son muy caras, pero las que vienen son de primera: Sinfónica de Londres y Gianandrea Noseda con el Réquiem de Verdi; Filarmónica de San Petersburgo y Yuri Temirkanov, con la violinista española Leticia Moreno (Concierto nº 1 de Shostakóvich y Patética de Chaikovski); Filarmónica de la BBC y Juanjo Mena, con el pianista Rudolf Buchbinder (Tercer concierto de Beethoven y Cuarta sinfonía de Bruckner) y, naturalmente, el ciclón Gustavo Dudamel con la maratón Beethoven.

Menos gasto en orquestas se traduce en más recursos para otras propuestas de enorme atractivo: El Mesías dirigido por William Christie, o La Pasión según San Mateo a cargo de René Jacobs, que además cierra su ciclo de óperas de Mozart/Da Ponte con una version en concierto de Così fan tutte. Acaba un ciclo pero nace otro, consagrado a Monteverdi, con Il ritorno d´Ulisse in patria bajo la dirección de John Eliot Gardiner, y una parte de Selva morale e spirituale, dirigida por Pablo Heras-Casado.

"No queremos ofrecer conciertos a granel, sino propuestas con personalidad propia, buscamos la belleza, el arte, la emoción en cada concierto", afirma Víctor García de Gomar, director adjunto del Palau. La búsqueda, en definitiva, de un sello de distinción en una variada programación que sigue teniendo a Bach como firme pilar, con apuestas tan exquisitas como los Motetes, a cargo de Cantus Cölln, la obra para laúd, por Thomas Dunford, o la citada Pasión, con Jacobs.

No faltarán grandes voces en recital -Juan Diego Flórez, Piotr Beczala, Cecilia Bartoli, Philippe Jarouwsky- y grandes pianistas y violinistas como Martha Argerich, Andras Schiff, Grigori Sokolov, Yuja Wang, Javier Perianes, Leonidas Kavakos, Pinchas Zukerman.

El número de estrenos es aún limitado, pero destacan tres obras de Salvador Brotons, compositor invitado; Fiat Lux, de Joan Guinjoan, o la recuperación de la ópera Alba eterna de Albert Guinovart y un programa de música catalana a cargo de la OBC y Kazushi Ono.

Una temporada en el Palau que arrancará el 12 de septiembre con el Requiem de Verdi, con la London Symphony Orquestra con la dirección de Giandra Noseda, y con los coros del Orfeó Català y el Cor Jove dirigidos, por primera vez, por Simon Halsey. Sin duda, la incorporación de Halsey, uno de los transformadores de coros amateurs y profesionales del nivel del Coro de la Radio de Berlín, es una de las novedades de la próxima temporada. “Habitualmente cuando inicias un proyecto hay que diseñar todo un programa y aquí ya me he encontrado un equipo de siete personas y una experiencia admirable”, explicaba Halsey con una experiencia de más de 40 años como formador de coros, gran parte de ella con coro de la Orquesta Sinfónica de Birmingham. Llega al Palau -dirigió al Orfeó Catalá hace dos años en un concierto-  con la idea de intercambiar experiencias con otros europeos y captar nuevas voces para el futuro: “por ejemplo haciendo ensayos abiertos para la ciudadanía”.

Con 2,6 millones de euros de presupuesto- 400.000 menos que el año pasado-, el Palau vuelve a apostar por valores seguros de voces y repetirá Juan Diego Flórez: “la idea es un ciclo que se prolongará durante unos cuantos años, algo así como el universo Flórez en el que está por determinar el programa pero que asegurará su paso por Barcelona porque su agenda de óperas le hará imposible estar en el Liceo durante los próximos tres años”, apuntaba Víctor García de Gomar, director adjunto del Palau. Lo cierto es que en el caso del tenor peruano, cante arias o boleros, siempre cosecha éxitos rotundos.

Vuelve Cecilia Bartoli, en esta ocasión con un recital con piano, y otras dos grandes voces del momento serán Bejun Mehta y Philippe Jaroussky. Tampoco faltarán pianistas de renombre, como Grigory Sokolov, Yuja Wang, Alexei Volodin y András Schiff. En cuanto a directores de orquestas, uno de los grandes especialistas en barroco, William Christie, dirigirá Les Arts Florissants de El Mesias de Händel, y Jordi Savall conducirá la formación Le Concert des Nations por primera vez interpretando las tres últimas sinfonías de Mozart.

No será una temporada de grandes modificaciones de precios de entradas y de los abonos salvo que los descuentos para jóvenes se alargan hasta los 35 años. Tendrá 112 conciertos, frente a los 128 de la anterior.