Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enrique Granados se hace baile en el Liceo

La Compañía Nacional de Danza rinde homenaje al compositor

La Compañia Nacional ed Danza, en una de las obras del programa en el Liceo.
La Compañia Nacional ed Danza, en una de las obras del programa en el Liceo.

Pasión, contemporaneidad y clasicismo se entroncan en el sugestivo programa que la Compañía Nacional de Danza (CND) presenta estos días (hoy, mañana y el miércoles) en el Gran Teatro del Liceo. Esta formación no visitaba el coliseo barcelonés desde el año 2004, entonces bajo la dirección de Nacho Duato. Su director actual, José Carlos Martínez, explica: “Para la CND y para mí era muy importante esta actuación en Liceo, por eso hemos querido crear un programa que girara alrededor de un artista catalán y finalmente hemos elegido al compositor Enrique Granados del que este año se cumple el centenario de su muerte”.

La perla del programa es la coreografía Anhelos y tormentos, un estreno mundial. Esta intensa pieza interpretada por ocho bailarines la firma el coreógrafo búlgaro y ex bailarín de la CND, Dimo Kirilov. “La música de Granados está interpretada en directo por la pianista, Rosa Torres-Pardo”, explica Kirilov; “hemos elegido fragmentos musicales de Goyescas, El Amor y La Muerte, Vals, Mazurka, Danza Oriental y El Ángel de los Claustros. Es una coreografía de corte contemporáneo en cuanto al baile, pero en su seno late el estilo romántico que tanto amaba Granados”. Esta coreografía tiene como artista invitada a la bailarina japonesa, Tamako Akiyama, también ex bailarina de la CND.

Juan Carlos Martínez tomó la dirección de la CND hace cinco años. Ahora termina una etapa y está creando un nuevo proyecto para seguir tres años más en la dirección de este grupo. “Vengo al Liceo con un programa que resume mi trabajo durante estos cinco años. Interpretamos contemporáneo, clásico y neoclásico y creo que la diversidad de estilos ha mejorado en el baile y personalidad de la Compañía. Está era mi meta cuando tome la dirección: una compañía que gustara a modernos y clásicos. No lo tenía fácil: la sombra de Nacho Duato era muy fuerte”.

Otra coreografía del programa es la magnífica obra de 1970 de Jerome Robbins, In The Night, en la que el creador norteamericano muestra su fascinación por la música de Chopin a través del baile de tres parejas de amantes bajo el cielo de medianoche.

Completan el programa dos obras cuya partitura es interpretada en directo por la orquesta del Liceo, bajo la dirección de José María Moreno, La primera de ellas es The Vertiginous Thrill of Exactitude, un dinámico trabajo de 1996 de William Forsythe sobre el movimiento final de la Novena Sinfonía de Schubert. La danza clásica vendrá de la mano de Martínez que firma Raymonda Divertimento, con música de Alexander Glazunov. “Es mi particular homenaje a Petipa y también a Nureyev, con quien trabaje cuando yo era bailarín de la del Ballet de la Ópera de París”.