Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma la prisión para Daniel Fernández y Manuel Bustos

Pere Navarro, que declaró ayer por el 'caso Mercurio', negó haber hecho gestiones para favorecer un empresario de Sabadell

Dani Fernández, Manuel Bustos, Francisco Bustos y María Elena Pérez, en el banquillo.
Dani Fernández, Manuel Bustos, Francisco Bustos y María Elena Pérez, en el banquillo.

El Tribunal Supremo confirmó ayer las penas de 16 meses de prisión y multa de 60.000 euros para el ex número dos del PSC Daniel Fernández, el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos y su hermano Francisco, así como siete años de inhabilitación para la exalcaldesa de Montcada i Reixac, María Elena Pérez. La sentencia ratifica la que dictó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en marzo del año pasado en el caso del amaño de un concurso público en el Ayuntamiento de Montcada y colocar a una persona afín al partido al partido.

Ese fue el primer juicio que se ha celebrado por el macrocaso Mercurio —formado por 33 piezas—, referido a diferentes asuntos de tráfico de influencias y corrupción urbanística en el Ayuntamiento de Sabadell. El TSJC declaró probado que Fernández y los hermanos Bustos “abordaron, asediaron y finalmente convencieron” a María Elena Pérez y los condenó por tráfico de influencias. Igualmente, la exalcaldesa fue penada por un delito de prevaricación al modificar el resultado de un concurso público para favorecer la contratación de Carmina Llumà, mujer del jefe de los servicios jurídicos del Consistorio sabadellense.

El Supremo considera que las pruebas documentales —expediente municipal o las intervenciones telefónicas— son de “una expresividad incuestionable, por la calidad de sus protagonistas, por el momento y la cadencia temporal con que se produjeron y por su contenido”.

Navarro niega haber ayudado a Bustos

Navarro, hoy en los juzgados de Sabadell.
Navarro, hoy en los juzgados de Sabadell.

En el marco de otra pieza del caso Mercurio, ayer declaró en los juzgados de Sabadell el exprimer secretario del PSC Pere Navarro, imputado por tráfico de influencias por supuestas presiones al Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) para que Nicola Pedrazzoli, un empresario amigo de Bustos, lograra la concesión de un canal de televisión. Según los pinchazos telefónicos, Pedrazzoli, propietario de Canal Català, pidió ayuda al exalcalde de Sabadell para que lograra que los miembros socialistas del CAC votaran a su favor. Bustos llamó a Navarro, aunque las grabaciones no muestran que el líder socialista llegara a implicarse en las gestiones.

Tras declarar, Navarro negó haber realizado ningún tipo de gestión “ni a favor ni en contra” de esta concesión, que al final no se produjo porque el Grupo Godó, propietario de la frecuencia, decidió no vendérsela al empresario italiano. Ayer también declararon como testigos Carlos Godó, hijo del conde de Godó y consejero delegado del grupo; José Antich, exdirector de La Vanguardia; Josep Caminal, director general del grupo; y Xavier Guitart, exvicepresidente del CAC.