Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern sube al 65% los servicios mínimos en la huelga de Metro

El Ejecutivo ha aprobado personarse en el conflicto de competencias iniciado por el Ejecutivo de Rajoy contra el departamento de Exteriores

Trafico por la huelga de metro en Barcelona
Aglomeraciones de tráfico en los accesos a Barcelona.

El Gobierno catalán ha decidido este martes incrementar los servicios mínimos para la huelga de Metro convocada este miércoles. El 65% de los trenes circularán en horas punta —de 6.30 a 9.30— en vez del 50%, como estaba decretado en un inicio, lo que significa que los usuarios deberán esperar entre cinco y seis minutos para subirse a un convoy. El resto del día, la red funcionará al 45% en vez del 30%, lo que incrementará los intervalos a entre ocho y 11 minutos, según ha informado Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).

El Departamento de Trabajo ha tomado la decisión tras evaluar los "informes de movilidad y seguridad" realizados a raíz de la huelga del pasado lunes, según ha informado en un comunicado. Ya esta mañana, Neus Munté, portavoz del Ejecutivo, ha recordado que los actuales servicios mínimos se aplican en base a un decreto de 2006 firmado por la patronal y los sindicatos pero que podrían modificarse si las dos partes lo solicitan o por criterios de movilidad, seguridad o condiciones medioambientales. "Estaremos atentos por si es preceptivo el cambio", ha dicho. En una comparecencia tras la reunión del Consejo Ejecutivo, la portavoz ha recordado que las dos partes siguen negociando. "La huelga no solo afecta a Mobile sino a muchas personas del área metropolitana. Se podrían modificar esos criterios por la movilidad o la seguridad", ha afirmado.

Trabajo ha tenido en cuenta que en las últimas horas se ha activado el protocolo de contaminaión atmosférica en Barcelona y ha considerado que "la situación de congestión" generada en las calles por el incremento de vehículos como alternativa al paro "no permitía garantizar las condiciones mínimas de seguridad de evacuación de las personas en caso de emergencia".

El Ejecutivo ha aprobado, por otra parte, personarse en el conflicto de competencias incoado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy contra el departamento de Exteriores dirigido por Raül Romeva, cuyas funciones están parcialmente suspendas. El gabinete de Carles Puigdemont tiene la firme convicción de continuar con las tareas del departamento al alegar que esa es una competencia es de carácter estatutario y que la están desplegando desde hace décadas. Munté ha defendido que la Generalitat ejerce esa competencia desde 1982 y que se ajusta además al Estatuto y a la Ley de Acción Exterior. "El día a día de la consejería es el mismo de hasta ahora. Son una responsabilidad del Gobierno", ha dcho.

Carles Mundó, consejero de Justicia, ha presentado también el proyecto de ley del Libro VI del Código Civil Catalán que se incorporará a la legislación catalana. El consejero ha catalogado a que el Código Civil competo es de por sí una estructura de Estado al ser aplicación directa en Cataluña y pasar a ser subsidiario el código civil español.

Por su parte, la CUP se ha vuelto a poner junto a los trabajadores de TMB al considerar que su reivindicación es "legítima". El partido anticapitalista ha hecho una defensa "sin paliativos" de la huelga como instrumento para defender los derechos de los trabajadores históricamente. "Estos días se les ha deslegitimado pero lo que están haciendo es combatir contra la precariedad laboral y los derechos salariales", ha dicho el diputado Albert Botran, quien ha puesto el foco en el sueldo de la cúpula de TMB, a la que ha definido como "opaca". Botran ha emplazado a los agentes a continuar negociando "para renovar el convenio que es lo que piden los trabajadores", informa Ana González Liste.

Más información