Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bares acusan a Colau de “falsear” la participación de la calle de Blai

El gremio de restauración dice que adelantar el cierre supone un agravio y llevará al Ayuntamiento a los tribunales

El conflicto de las terrazas de la calle de Blai, en el barrio del Poble Sec de Barcelona no está cerrado y enfrenta de nuevo al Gobierno de la alcaldesa Ada Colau con los restauradores. La semana pasada, el Ayuntamiento anunció el cierre del proceso participativo para definir la Ordenación Singular de esta calle peatonal: las terrazas se reducen de 42 actuales a 37 y tendrán que cerrar una hora antes, a medianoche las vísperas de festivo.

Cuatro días después, el Gremio de Restauración de Barcelona acusa al ejecutivo municipal de "falsear el proceso participativo" y anuncia que llevará el consistorio a los tribunales. La reducción horaria provoca un agravio comparativo respecto al resto de la ciudad, advierten.

El Gremio explica en un comunicado que se ha reunido con los operadores de la zona y que "no hay consenso entorno a la restricción horaria". Una decisión que el concejal del distrito Jaume Asens, calificó de "consensuada", aunque admitió que no contentaba a todo el mundo. El Gremio ha expresado esta negativa en varias ocasiones, asegura, y también presentando una alegación contra la reducción durante el periodo de exposición pública.

Los restauradores afirman que el Ayuntamiento ha "intentado" excluirles "del debate" y acusa al gobierno Colau de tener un discurso contradictorio: por un lado habla de construir consensos y por el otro este caso demuestra que no lo aplican, dicen. El Gremio considera que el cierre adelantado de las terrazas de este tramo peatonal del Poble Sec pone fin a la "homogeneización de horarios en toda la ciudad" y crea un "agravio comparativo".

Fuentes municipales responden que la ordenación singular "ha sido una buena solución acordada para garantizar la convivencia y también la actividad económica sin reducir mesas". "El horario ayuda a reducir muchas molestias y garantizar el derecho al descanso", añaden.