Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

Contra Jaime Gil de Biedma

Soberana muestra de avitaminosis e inanición en la primera sesión de control al President

Gabriela Serra con su camiseta de 'Stop'.
Gabriela Serra con su camiseta de 'Stop'.

Se ha celebrado este miércoles la primera sesión de control al President en esta XI legislatura, si es que “celebrar” resulta una palabra adecuada para la soberana muestra de avitaminosis e inanición a la que hemos sido sometidos, y que presagia la pronta muerte por consunción de este Govern, o eso se dice en la cafetería (templo del conocimiento político, corriente Cuarto Milenio). Como ahora todos (tanto oposición como opositados) se sienten progres en lo más profundo de su corazón, de sus gorras de lana y de sus suéteres con bolillas de hilo, a los consellers les ha dado por hacer ver que se entienden bien con cualquiera que pregunte, y que sobre todo están todos en lo mismo, que ya no hay izquierda ni derecha sino una tremebunda y general conciencia social ajena a las políticas neoliberales, las cuales al parecer llegan como los fenómenos atmosféricos: del mapa de Manuel Toharia, que se dibuja en Madrid. Pero el estar todos en lo mismo se transmuta en que sigue todo lo mismo. Como antes. En vez de un Govern progresista que ha sucedido a otro conservador, lo que se ve es un Govern sin nada qué decir y menos qué hacer. Y una oposición igual.

El turno de preguntas al President lo ha inaugurado la diputada socialindependentista Gabriela Serra con una cuestión sobre la prolongación de la autopista C 32. Como el tema era de tráfico, llevaba una camiseta con la señal de stop. La misma que tenían, en la tribuna de invitados, cuatro miembros de la plataforma contra las obras de esta autopista. Mientras Serra preguntaba, los activistas escuchaban levantados muy serios y circunspectos igual que cuando se guarda un minuto de silencio. Carles Puigdemont le ha contestado con un eslogan de tres palabras, a lo Manuel Luque (“busque, compare….”), y que en este caso decía: “escuchar, dialogar y decidir”.

Cuando el diputado en Cataluña y senador en España García Albiol intervenía, el diputado en Cataluña y sindicalista en la vida Joan Coscubiela se tronchaba, y así ha habido también un momento de asueto. Lluís Rabell, portavoz de CQSP (gracias a estas siglas ya se puede ganar en el Scrabble), le ha preguntado a Puigdemont por “la filosofía” de su gobierno. Vistos los estragos causados por la crisis (y lo que queda), podría decirse que estamos yendo directamente del epicureísmo al cinismo sin pasar por el estoicismo. La sesión de preguntas al President ha concluido de forma lírica, con el president Puigdemont versionando a Jaime Gil de Biedma igual que cuando los Peter Sellers adaptaban las letras de Roberto Carlos. Ha sido cuando, con solemnidad de padrino de boda, ha dicho: “Que la independencia iba en serio, ustedes se han dado cuenta demasiado tarde”. Gil de Biedma invocado de esa manera es lo más parecido a Aznar blandiendo los Diarios de Azaña. La poesía es un arma cargada de trabajadores en paro.

Más información