Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Lleida revoca el tercer grado penitenciario a Ausàs

Prisiones se le otorgó cuando el exconsejero sólo había cumplido tres meses de sus cuatro años de condena por contrabando de tabaco

La Audiencia de Lleida ha revocado el tercer grado penitenciario concedido al exconsejero de Gobernación de la Generalitat Jordi Ausàs (ERC) el pasado 25 de septiembre. Ausàs, que fue condenado en junio a cuatro años de prisión y a una multa de 195.000 euros por pertenecer a una organización de contrabandistas de tabaco, no podrá salir de la cárcel los fines de semana ni disfrutar de los beneficios que le otorgaba el tercer grado.

Jordi Ausàs
Jordi Ausàs, durante el juicio por contrabando de tabaco.

El que fuera alcalde de La Seu d'Urgell (Alt Urgell) entre 2003 y 2008 y consejero de Gobernación entre marzo de 2008 y diciembre de 2010 ingresó en prisión el 26 de junio. Sólo tres meses después, el 25 de septiembre, la Dirección General de Prisiones de la Generalitat emitió un informe favorable al expolítico y le concedieron el tercer grado penitenciario.

Fiscalía recurrió la decisión al entender, entre otros fundamento jurídicos, que Ausàs no había pagado la multa a la que fue condenado. El pasado mes de noviembre el juez de vigilancia penitenciaria revocó el tercer grado penitenciario para Ausàs. El exalcalde recurrió la decisión del juez y ahora la Audiencia de Lleida ha ratificado la denegación del tercer grado.

El alto tribunal leridano argumenta que Ausàs ha permanecido muy poco tiempo en prisión y que jamás ha aceptado su pertenencia a un grupo criminal, "lo que refleja ciertamente la necesidad de intervención específica en el área cognitivo-conductual del interno para la que es más adecuado el segundo grado".

Jordi Ausàs se confesó inocente en la vista oral que tuvo lugar en mayo de 2014 en la Audiencia Provincial de Lleida. El tribunal le condenó a cuatro años de prisión y 195.000 euros de multa al entender que era un miembro destacado de una organización de traficantes de tabaco. La sentencia acreditaba que el político traficaba incluso cuando ocupaba el cargo de consejero de Gobernación.

Más información