Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expedientadas 42 inmobiliarias por no mostrar la etiqueta energética

La Generalitat abre las primeras investigaciones por no informar de la eficiencia energética de una vivienda en los anuncios

La Generalitat ha abierto los primeros expedientes sancionadores a inmobiliarias por no mostrar la etiqueta de eficiencia energética de una vivienda en los anuncios de venta y alquiler, según ha informado este martes el Departamento de Empresa. Una campaña de inspección realizada por la Agencia Catalana de Consumo ha acabado con 42 agencias investigadas por no cumplir con esta obligación establecida en el Real Decreto 235/2013 del 5 de abril.

Según esta norma, esta etiqueta debe ser visible en toda oferta, promoción o publicidad dirigida a la venta o arrendamiento de un edificio o parte del mismo. Esto incluye los anuncios en Internet y en las vitrinas de las oficinas de las agencias. Solo aquellos carteles de Se vende Se alquila que se cuelgan en las fachadas y que suelen incluir un número de teléfono se libran de este requisito. Se trata de una falta leve por lo que las sanciones oscilan entre los 1.500 y los 2.500 euros.

La etiqueta de eficiencia energética consta de una escala que va desde la A hasta la G, en la que A corresponde al mejor resultado y F, al peor. Al lado hay dos columnas en las que se informa del consumo de energía y las emisiones. Según la normativa, la sanción por no mostrarla puede recaer tanto en el promotor como en el dueño del inmueble.

Empresa ha recordado en un comunicado que no exponer la etiqueta "vulnera la ley y el derecho de los consumidores", ya que les impide comparar la eficiencia de diferentes edificios a la hora de elegir una vivienda. "Los edificios suponen un 25% del consumo energético en Cataluña", por lo que aumentar la eficiencia en este sector es "fundamental" para avanzar hacia un modelo "más racional y sostenible", ha insistido el Departamento.

El Instituto Catalán de la Energía ha emitido 483.586 certificados para inmuebles existentes desde que el real decreto entrara en vigor en 2013, además de otros 2.867 para edificios de nueva construcción desde 2007.