Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ayuntamiento de Barcelona

Barcelona contempla reducir las camas en los barrios más turísticos

Urbanismo sugiere autorizar, mantener o disminuir hoteles o apartamentos por zonas

Hay barrios de la ciudad donde las camas turísticas triplican los vecinos, recuerda el consistorio

El Ayuntamiento de Barcelona propondrá a las entidades vecinales y al sector turístico que el nuevo Plan Especial Urbanístico de Regulación de los Alojamientos Turísticos (PEUAT) fije la apertura, mantenimiento o reducción de apartamentos u hoteles en función de la presión turística de cada zona de la ciudad.

El plan contempla la posibilidad de "ir hacia el decrecimiento, marcando una densidad o número de establecimientos menor al existente" en los barrios, o pedazos de barrio, más saturados. Hay barrios de la ciudad donde las camas turísticas triplican el número de vecinos, recuerda el Ayuntamiento, que quiere hacer un nuevo censo del total de la oferta disponible.

Sobre el “decrecimiento”, la tercera teniente de alcalde y responsable de Urbanismo, Janet Sanz, no concretó cómo se llevaría a cabo la reducción, aunque mencionó el respeto a la “seguridad jurídica”. Sanz recordó que la moratoria de apartamentos turísticos dictada hace años en Ciutat Vella ya supuso el traslado de licencias a otras zonas.

Sobre los escollos legales que una medida de este tipo podría suponer, un jurista experto en urbanismo de la ciudad apunta que “se podría llegar a contemplar, pero sería extraordinariamente complicado y costoso”. “Podrían intentar establecer contingentes por zonas y traer plazas de las zonas con sobrante. Pero hasta ahora ha sido muy difícil que la directiva europea de Servicios acepte límites”. Otro comentaba la posibilidad de que la normativa permita conceder licencias nuevas en establecimientos con menos capacidad a cambio de la entrega de otras antiguas con un mayor número de camas

El decrecimiento es una de las propuestas que han puesto sobre la mesa entidades como la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAVB) o la Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible (ABTS). Precisamente esta Asamblea emitió en diciembre un duro comunicado tachando de "farsa" el proceso participativo.

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fijó al comenzar el mandato en verano pasado una polémica moratoria de apertura de nuevos alojamientos turísticos: apartamentos, hoteles, albergues, pensiones, etc. La medida pretendía frenar las aperturas, hacer una foto de la presencia de establecimientos en la ciudad y, a través de un proceso participativo, redactar un nuevo plan urbanístico que fije qué zonas de la ciudad pueden crecer y cuáles no porque se produce una saturación que perjudica el tejido local.

Los criterios para fijar nuevas aperturas tendrán en cuenta el cruce de tres datos: “garantías para la población residente, saturación del espacio público y las características morfológicas y funcionales de los tejidos urbanos”. Por ejemplo, explicó Sanz, hay barrios donde el número de plazas de viviendas turísticas multiplica por tres el número de residentes censados. Se trata correctamente de dos secciones censales de la derecha del Eixample. Las camas turísticas superan a las de residentes en otras zonas del Gòtic, Eixample, Hostafrancs, Diagonal Mar y la Barceloneta.

El documento base del Ayuntamiento también plasma sobre mapas cuáles son los puntos de atracción turística, las paradas de metro, las tiendas de souvenirs o los bares y restaurantes.

Críticas de la oposición

El grupo de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona criticó que el Gobierno de Ada Colau “no toma decisiones” sobre los alojamientos turísticos de la ciudad, y que la evolución del proceso participativo que ha presentado la teniente de alcalde Janet Sanz no presenta novedades. “No hay proyecto”, aseveró el partido en diversos apuntes en la red social Twitter recogidos por Europa Press, en los que insistió en que el equipo de Colau primero lo suspende todo y luego se encalla en la propuesta y no tiene ideas, en sus palabras.

La líder de Ciutadans en el Ayuntamiento, Carina Mejías, avisó de que el Gobierno de Ada Colau ha explicado el proceso participativo sobre el Plan Especial de Alojamientos Turísticos ante una situación “errática, descoordinada y de desconocimiento sobre el turismo en la ciudad.