Esquerra tampoco logra seducir con Rufián al cinturón de Barcelona

La dirección republicana asume que está lejos de persuadir a los votantes del área metropolitana

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, y el cabeza de lista Gabriel Rufián en el acto para analizar los resultados del 20-D.
El presidente de ERC, Oriol Junqueras, y el cabeza de lista Gabriel Rufián en el acto para analizar los resultados del 20-D.Andreu Dalmau (EFE)

Oriol Junqueras tiene una fijación desde que en 2011 llegó a la presidencia de Esquerra: ganar peso en el Área Metropolitana de Barcelona para convertir a su partido, según sus cálculos, en la fuerza hegemónica de izquierdas en Cataluña. El colofón ha sido la candidatura de Gabriel Rufián al Congreso: nacido en Santa Coloma, castellanohablante y miembro de Súmate, que propaga la independencia en castellano. Pero ni el fichaje ni sus mítines en castellano —una revolución lingüística en ERC— han atraído a más votantes al soberanismo.

Más información
Esquerra triplica escaños a costa de CDC pero queda lejos de ganar
CDC y ERC llaman a la movilización para evitar la caída del soberanismo
Junqueras renuncia a la alcaldía de Sant Vicenç dels Horts

Los republicanos, que en 2011 tocaron fondo para empezar a remontar, han experimentado una notable subida en estos comicios (han sido segunda fuerza) que ha tenido su eco en el área metropolitana. En los 35 municipios que rodean Barcelona, Esquerra se quedó cerca de triplicar sus votos, de los 31.426 cosechados en 2011 a los 80.779 del 20-D, de un exiguo 4,10% al 9,59% de los apoyos en estos comicios. El aumento es mayoritariamente a costa de Convergència, a quién supera en la mayoría de municipios. Pero no avanza con respecto a otras fuerzas. En la mayoría de ciudades, especialmente en las más pobladas, ERC es el quinto partido, un resultado decisivo que alejó a los republicanos de la victoria el 20-D.

“No hemos alcanzado los niveles óptimos en los que nos gustaría estar, pero ese es el mejor estímulo para continuar trabajando”, explica Junqueras, que cree necesario seguir con el esfuerzo de “coser el país”. “El área metropolitana es una asignatura pendiente, se están haciendo cosas, pero todavía queda mucho por hacer”, agrega Rufián.

Los estrategas de ERC niegan que con la elección de candidato al Congreso esperaran un súbito ascenso en el cinturón de Barcelona. “No pensamos que por poner a alguien que hablara castellano de repente nos iba a votar toda La Mina”, ilustra uno de los asesores de Junqueras. Rufián también niega que fuera el instrumento para seducir al área metropolitana: “No era el candidato de nada, era el candidato de una propuesta política que ha intentado interpelar a todo el mundo”, apunta.

“No hemos alcanzado los niveles óptimos en los que nos gustaría estar", admite Junqueras
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con su elección, los republicanos aseguran que buscaban dos cosas: seducir al votante de Junts pel Sí que ve con buenos ojos Súmate; y frenar el argumento que reza que el independentismo está contra todo lo español, incluida la lengua: “Hay que contrarrestar el discurso de la derecha reaccionaria. Tampoco hacíamos nada que no se hiciera en cualquier barrio, donde se habla de manera indistinta castellano o catalán. No es tacticismo ni electoralismo. ERC intenta reflejar el país que tenemos”, argumenta Rufián, repitiendo una de las frases recurrentes de Oriol Junqueras.

La estrategia a largo plazo de ERC pasa por convencer al votante de izquierdas del área metropolitana que antaño pertenecía al PSC, pero de momento se les resiste: “Esa gente se ha ido en masa a En Comú Podem. Si esta era la idea no ha funcionado”, explica Oriol Bartomeus, profesor de Ciencia Política en la Universitat Autònoma de Barcelona, que apostilla: “El efecto Rufián es cero”. El crecimiento de ERC se justifica, asevera, por la caída de Convergència: “Si comparas los resultados de los dos partidos, sale el espacio nacionalista clásico de toda la vida. La diferencia es que cambia el equilibrio interno”, analiza Bartomeus, que constata que el votante de la CUP metropolitano, o ha ido a la abstención o bien a En Comú Podem.

La diferencia con los votantes de Xavier Domènech, ganador en la mayoría de municipios metropolitanos, fue decisiva para que los republicanos quedaran lejos de la victoria en las generales. Ahí es donde fija el trabajo ERC: la solución pasa, sostienen, por evidenciar que más allá de un partido independentista también son una formación de izquierdas: “Hay que hacer discurso social. Cuando Ada Colau saca el resultado que saca es porque ha hecho suya la lucha de la recuperación de los derechos laborales perdidos. Hay que ir a barrios donde nunca se ha ido”, continúa Rufián.

Ese es el trabajo que intentan hacer los concejales de ERC, como Oriol Lladó, edil de Badalona, que destaca como en pocos años los republicanos han dejado de hacer actos únicamente en el centro de la ciudad para acercarse a barrios donde su discurso apenas llegaba. “Tenemos un primer trabajo, que ya estamos haciendo, que es demostrar que la agenda del partido va más allá de un único tema. Eso ha costado en el área metropolitana: hay que asociar a ERC a políticas concretas para las personas”.

El efecto Rufián es cero”, explica Oriol Bartomeus, profesor de Ciencia Política en la UAB

Lledó asegura que estar en los gobiernos municipales, como pasa en Badalona —Esquerra está en el consistorio junto a Guanyem Badalona e ICV— facilita el trabajo. “A medida que hacemos tareas del gobierno seremos más creíbles, porque podemos acompañar las palabras con hechos: eso solo lo da el trabajo diario en el consistorio”. El resultado: ERC ha logrado el 9,84% de los votos en Badalona, más de 10.000 papeletas que rozan el mejor registro de los republicanos en unas generales.

ERC seguirá trabajando para penetrar en el área metropolitana, como deja claro Junqueras: “No lo dejaremos de intentar”. El objetivo de los republicanos es convertirse en el partido hegemónico de Cataluña, una formación, describe su líder, “que represente la tradición republicana, la socialdemocracia, el espacio del PSC que quiere continuar siendo socialismo y el ecologismo comprometido con el derecho a decidir". ERC, augura Junqueras, lo logrará: “Lo seguiremos intentando y culminaremos con un éxito espectacular”. Que se cumpla su objetivo pasa por obtener mejores resultados donde se concentra el 70% de los votos, en el área metropolitana. La meta todavía está lejos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS