Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas reta a la CUP a dar alternativas a las privatizaciones

Los anticapitalistas y Junts pel Sí dedicarán una sesión de las negociaciones a tratar la venta de Aguas Ter-Llobregat

Artur Mas en el inicio de campaña, el 3 de diciembre.
Artur Mas en el inicio de campaña, el 3 de diciembre.

Junts pel Sí y la Candidatura d'Unitat Popular se acercan a un pacto para arrancar la legislatura intentando cerrar primero aquellos puntos en los que más se aproximan y dejando para el final los que más les dividen. El presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, enfrió este jueves por la noche el optimismo de los negociadores, destacando la "complejidad del pacto". Pese a ello, prometió agotar el plazo para negociar, que expira el 10 de enero.

La Asamblea de la CUP en la que se decidirá si se vota a Mas, el próximo 27 de diciembre, obliga a los partidos a ponerse manos a la obra. Ayer evidenciaron su cercanía en la concreción del pacto social, y lo que más divide a ambos partidos se discutirá en los próximos días. Entre los temas que habrá sobre la mesa destacan las privatizaciones, que los anticapitalistas exigen revertir. Mas ve muy complicado ceder en este punto: "Para hacerlo hay que tener dinero para devolverselo al privado que los dio antes". El presidente en funciones, que defendió la decisión de privatizar servicios, aseguró que la liquidez de la venta de empresas sirvió "para pagar la renta mínima de inserción o la sanidad".

Mas, como hizo Francesc Homs por la mañana, reivindicó las políticas sociales de su Gobierno. Obviando los recortes, destacó la inversión en la renta mínima de inserción o las becas comedor. Y prometió que las medidas previstas en el plan de choque con los anticapitalistas se cumplirán, ni que sea para no defraudar a los que más sufren la crisis: "Una de las directrices básicas de la negociación con la CUP es que no podemos engañar a la gente que lo necesita. No hay nada más inmoral que decir que podrás hacer una cosa para la gente más necesitada sabiendo que no la puedes hacer", apuntó. 

Mas confió en superar las dificultades que tiene el acuerdo y en poder llegar a un pacto "equilibrado". Lo que no tolerará el presidente en funciones es una entente que ponga el proceso soberanista en manos de la CUP. "No pactaremos a cualquier precio, pero no intentarlo sería decirle a la gente que nos votó el 27-S que su voto no cuenta para nada".