_
_
_
_

Ciudadanos pasó como gasto electoral 35 plazas de hotel tras las autonómicas

La Cámara de Cuentas no entiende por qué diez diputados madrileños durmieron en un establecimiento hotelero de la capital

Vicente G. Olaya
Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, con Albert Rivera en la explanada del templo de Debob el pasado octubre.
Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, con Albert Rivera en la explanada del templo de Debob el pasado octubre. Uly Martín

Todos los partidos rindieron correctamente sus cuentas electorales y explicaron en qué se gastaron las subvenciones públicas en los comicios autonómicos de 24 de mayo de 2015, según la Cámara de Cuentas, excepto Ciudadanos. La formación que encabeza Albert Rivera incluyó como gasto electoral la factura de 35 plazas de hotel, por valor de 2.700 euros, una vez “finalizada la campaña”. En concreto, una habitación triple para Rivera y 14 dobles y cuatro individuales para parlamentarios y asesores en la noche de las votaciones. La Cámara se pregunta el motivo por el que diputados de Madrid requerían un hotel en la capital.

El Proyecto de Informe de Fiscalización de la Contabilidad de las Elecciones a la Asamblea de Madrid del 24 de mayo de 2015 no pone una sola objeción a cómo se gastaron las subvenciones públicas PP, PSOE, Podemos e IU. No así, en el caso de Ciudadanos. En concreto, el Partido Popular recibió 2,01 millones de euros; el PSOE, 1,15; Podemos, 1,1 millones; Ciudadanos, 729.000 euros e IU, 133.000. La Comunidad de Madrid, según la Ley 11/1986 de 16 de diciembre, está obligaba a “subvencionar los gastos que originen las actividades electorales en función del número de escaños y en relación con el número de votos emitidos, siempre que la candidatura supere el 3%” de las papeletas. Así, se pagan 19.981 euros por cada escaño obtenido y 1,01 euros por cada voto que reciba la lista.

Todos los partidos gastaron menos de lo que les concedía la ley. Sin embargo, Ciudadanos incluyó en estos gastos una factura que, según la Cámara de Cuentas, es “un gasto de la formación, no electoral”. En concreto, se trata de la cuenta correspondiente a 35 plazas en el hotel Eurobuilding la noche electoral por un valor de 2.700 euros.

La Cámara de Cuentas rechaza esta factura porque los “gastos han de estar directamente relacionados con las elecciones y ser precisos para alcanzar los fines propios de las mismas”. Y entiende por campaña electoral “el conjunto de actividades lícitas llevadas a cabo en orden a la captación de sufragios” y que “termina a las cero horas del día inmediatamente anterior a la votación”, el 23 de mayo, no el 24.

'Crowdfunding', créditos y conciertos

V.G.O.

La Comunidad hace una previsión de lo que los partidos deben recibir: 19.981 euros por escaño y 1,01 euros por voto logrado. Pero entre que llega el dinero, “hay un desfase entre cobros y pagos”. Los proveedores reclaman lo que han adelantado a cada partido para su campaña: equipos de transmisión, tarimas, hoteles, cartelería...

Los partidos, entonces, tienen que buscar financiación. El PP sacó el dinero “de aportaciones del partido (1,1 millones)”. El PSOE tuvo que pedir un crédito de 640.000 euros. Podemos se decidió por “un sistema de microcréditos”, que aportaron 2.237 suscriptores (550.200 euros). Ciudadanos usó una doble financiación: del partido (59.298 euros) y un crédito de 350.000. IU vendió entradas para un concierto (21.000 euros), recibió una subvención (101.000 euros), IU nacional le dio 15.000 euros y tres particulares otros 10.000.

“En la factura de la que se han deducido los gastos, correspondientes a la noche inmediatamente siguiente a la celebración de elecciones”, se incluyen los correspondientes a las siguientes habitaciones de hotel: “una habitación triple, 14 habitaciones dobles, cuatro individuales, lo que totaliza 35 plazas” hoteleras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los auditores públicos detallan en su informe que la triple era “para el presidente del partido [Albert Rivera]”, otras [sin detallar su número] para los “10 primeros candidatos de la lista a la Asamblea de Madrid y parte del staff del partido (personal de Ciudadanos correspondiente a los departamentos de Organización, Logística y Prensa)”, y otras “habitaciones [también sin cuantificar cuántas] para el staff de partido”.

La Cámara considera que “los gastos anteriores no son propios de la campaña, ya que se producen una vez finalizada ésta, ni tampoco son necesarios e inherentes al proceso electoral, ya que se trata de alojamientos en la propia ciudad de Madrid para los candidatos a la Asamblea de Madrid, y para personas, que ni siquiera reúnen la condición de candidato”.

José Manuel Villegas, vicesecretario nacional de Ciudadanos, explicó ayer que su formación aún no ha recibido el informe por lo que no han podido alegar. “Entendemos que ese es el criterio del órgano, pero vamos a alegar, porque la factura es de la noche electoral”.

Villegas indica que si la Cámara así lo considera “no se computará como gasto electoral, sino como ordinario, por lo que no tiene mayor repercusión”. “Precisamente para eso está la Cámara, para comprobar la contabilidad. Lo importante es que no hemos superado el gasto y que no hay ninguna irregularidad”, concluye.

El informe indica, además, que el PP gastó unos 3.000 euros menos de lo que recibió de la Comunidad (2,01 millones). Cumplió completamente con la legalidad al entregar sus cuentas en plazo, la documentación debidamente formalizada y con “coherencia interna”. Al PSOE le correspondía un máximo de 1,5 millones, pero solo invirtió 1,1 millones. Al igual que los populares, los socialistas dieron cuenta de en qué habían invertido la subvención. La Cámara no halló ninguna irregularidad. Podemos fue el partido más ahorrador, ya que de los 1,1 millones que le correspondía, invirtió solo 456.000 euros. Tampoco los auditores públicos hallaron tacha en sus números. Ciudadanos, con la excepción de la factura del hotel, así como IU, también presentaron una contabilidad impecable.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Vicente G. Olaya
Redactor de EL PAÍS especializado en Arqueología, Patrimonio Cultural e Historia. Ha desarrollado su carrera profesional en Antena 3, RNE, Cadena SER, Onda Madrid y EL PAÍS. Es licenciado en Periodismo por la Universidad CEU-San Pablo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_