Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 5 años para el sicario y la inductora de la paliza a su inquilino

La audiencia de Girona juzga al matón y a la mujer que le contrató para echar a su arrendatario de casa

La Audiencia de Girona ha juzgado este jueves a Mari Carmen M. acusada de contratar a un sicario para que propinara una paliza a los inquilinos de una casa que tenía alquilada en Riells i Viabrea (La Selva), porque le debían dinero y quería echarles. La mujer intentó contratar a un conocido que no aceptó, pero buscó a otro. El inquilino recibió una sarta de golpes que le causaron lesiones graves. Le extirparon el bazo.

El fiscal ha solicitado para Hicham S., el brazo ejecutor, una pena de 5 años y 6 meses de cárcel por un delito de lesiones con pérdida de órgano no principal. Por el mismo delito, como inductora, pide 5 años para ella. Para el tercer acusado, Patricio A., quien fue el primero en recibir el encargo y buscó a quien lo materializara, por omisión del deber de perseguir delitos, la fiscalía pide un año y 3 meses. Y, como responsabilidad civil, el fiscal ha pedido que indemnicen a la víctima con 24.603,01 euros. Las defensas piden la absolución.

Las acusaciones sostienen que, en fecha no determinada anterior al 2 de enero de 2014, Mari Carmen M., de mediana edad, contactó con Patricio A. y le propuso que fuese a la casa que tenía alquilada en la urbanización Can Hosta de Riells i Viabrea y “asustara” al inquilino para que le pagara las deudas. El hombre le contestó que él no golpearía a nadie, y las acusaciones sospechan que fue quien puso a la inductora en contacto con el otro acusado. La mujer pidió a Hicham S que, a cambio de dinero, ejerciera “violencia e intimidación” sobre el inquilino para amedrentarle, mantienen.

Tras pactar las condiciones, según el fiscal y la acusación particular, sobre las 23.55 horas del 2 de enero de 2014 la mujer llevó al sicario en coche hasta la casa. Forzando la cerradura entró en la vivienda y sorprendió el inquilino adormilado en el sofá y le golpeó con un palo. La agresión finalizó cuando, alertados por los gritos, la mujer y dos hijos de la víctima se despertaron y fueron a ver qué pasaba. La víctima tuvo que ser trasladada al hospital donde le tuvieron que extirpar el bazo.

En la vista oral celebrada este jueves en la sección tercera de la Audiencia, cada uno de los acusados ha dado una versión diferente. La inductora ha negado todas las acusaciones. Ha relatado que sólo habló con Patricio A. que la acompañara a hablar con el inquilino porque tenía “miedo”. Ha negado haber buscado un sicario, sin embargo, se han reproducido conversaciones telefónicas en las que explícitamente queda reconocido. En cuanto a Hicham S., ha indicado que la habían puesto en contacto con él, pero que le dio miedo y por eso le dio 50 euros y largas.

Por su parte el principal acusado ha relatado que ella le ofreció 400 euros para ir a la casa y despeñar los coches del inquilino por un acantilado, “porque le debían mucho dinero y en cambio se iban comprando coches”. Hachim S, ha mantenido que aceptó la oferta porque necesitaba dinero. La noche de los hechos quedó con ella y le llevó hasta la urbanización. Según él, no es cierto que entrara en la casa, sino que intentó despeñar los dos coches y le sorprendió el inquilino. Le atacó con un palo, forcejearon y ha reconocido que “le di dos o incluso tres patadas en la zona de la barriga, pero no le golpeé con el palo, sólo lo sujetaba para que no me golpeara a mí”. Le empujó y cayó al suelo y aprovechó para huir y reunirse con la mujer en el lugar pactado, pero ella le había “dejado tirado”. Según él, la mujer le dio 50 euros por adelantado y los 350 restantes cuando acabara la faena, pero ya no le pagó. Tuvo que huir por el bosque y la policía le localizó poco después.

Patricio A. ha reconocido que se negó a hacer el encargo porque no quería “pegar” a nadie y que intentó que desistieran del plan.