La Guardia Civil descarta indicios criminales en el incendio de Vilalba

Los expertos concluyen su investigación y atribuyen el siniestro al fuego de la chimenea. Las tres supuestas víctimas intentaron escapar

El equipo de investigación de Incendios de la Guardia Civil de A Coruña, desplazado a la localidad lucense de Vilalba para esclarecer las circunstancias del fuego doméstico que causó ayer el colapso de una casa y la supuesta muerte de tres personas de la misma familia, trabajó hasta esta misma mañana en el rastreo. Los agentes han concluido la inspección y, según fuentes del instituto armado, afirman que el fuego "se originó de forma fortuita en la chimenea" de la vivienda recientemente restaurada.

Las llamas prendieron fuera del hogar y se extendieron al resto de la casa causando la muerte de tres personas, supuestamente un matrimonio de avanzada edad y su hija, viuda y con descendientes. Desde que se produjo el accidente, estas personas, residentes en el inmueble, no han podido ser localizadas con vida. En la casa aparecieron restos humanos carbonizados fuera de los dormitorios, lo que hace pensar a los investigadores que llegaron a despertar e intentar salvarse. La altísima temperatura alcanzada por el fuego hizo que colapsara la estructura y las víctimas quedasen atrapadas en los escombros. El informe de los especialistas concluye que se trató de un infortunio y que “no se ha detectado ninguna traza, ni nada que apunte a algo distinto o criminal”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS