Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El independentismo presiona en la calle para que JxSí y la CUP pacten

Un millar de personas piden "unidad" del soberanismo, según la Guardia Urbana

Varios manifestantes piden la unidad de los partidos independentistas en Barcelona.
Varios manifestantes piden la unidad de los partidos independentistas en Barcelona.

Un millar de personas, según cifras de la Guardia Urbana, han secundado este domingo la convocatoria de la Asamblea Nacional Catalana en Barcelona para pedir a los partidos independentistas que lleguen a un acuerdo de Gobierno antes del próximo día 27 de noviembre. Bajo lemas de "unidad", "exigimos acuerdo" y "somos soberanos", los asistentes, llegados en su mayoría del interior de Cataluña, han escenificado la presión para que Junts pel Sí y la CUP eviten otras elecciones anticipadas antes de que se cumplan dos meses de las elecciones. "La mayoría de las personas está por encima de vuestras obsesiones", decía una de las pancartas más grande. Otra contenía la foto y el nombre de los 72 diputados que suman las fuerzas independentistas.

Jordi Sánchez, líder de la asociación independentista ha interpelado directamente a los representantes en el Parlament: "Gracias por el trabajo hecho. Esperamos mucho más de vosotros". La entidad les ha recordado a Junts pel Sí y la CUP que tienen "la máxima responsabilidad" de que el proceso no se quede "en un espejismo". "Unas elecciones anticipadas serían una mala noticia para el proceso. Técnicamente hay margen hasta el 9 de enero, pero sabemos que políticamente no lo podemos permitir", ha reconocido Sánchez entre aplausos.

Las llamadas a formar un Gobierno cuanto antes han sido constantes. En las sedes de ERC y la CUP existía el temor de que la convocatoria se convirtiera en una medida de presión para encumbrar a Mas. A pesar de que entre el público sí había alguna pancarta con el texto "Mas presidente", Sánchez ha repartido tanto responsabilidades como alabanzas a todas las fuerzas independentistas: "Los 72 diputados son los nuestros".

Esperamos mucho más de vosotros", ha dicho Jordi Sánchez a los diputados.

La convocatoria no ha contado con caras visibles de los partidos a favor de la independencia, en contra de lo que Sánchez había avanzado en una entrevista a EL PAÍS. Tanto Convergència como Esquerra han contraprogramado la concentración con actos de partido a la misma hora. En el Parque de la Ciutadella, lugar donde ha ocurrido la movilización, solo se ha visto a Nuria de Gispert, expresidenta del Parlament y una de las fundadoras de Demòcrates de Catalunya, la escisión independentista de Unió.

Nueve personas de la sociedad civil han leído uno por uno los puntos —incluido el anexo de medidas sociales—, de la resolución independentista aprobada en el Parlament el pasado 9 de noviembre. Los asistentes aplaudían después de cada punto y abucheaban al Tribunal Constitucional cuando se le nombraba. La anécdota la ha protagonizado Cristòfol Soler, el encargado de leer el primer punto. Pocos asistentes sabían que Soler fue presidente de Baleares durante unos meses con el PP, partido del que se dio de baja en 2014, hasta que lo ha desvelado el propio Sánchez.

El actor y director Joan Lluís Bozzo ha presentado el evento entre bromas y reclamaciones. "Por si a alguien le quedaba alguna duda, ayer ganamos 0-4", ha dicho entre aplausos en referencia al partido Madrid-Barça de este sábado. "Esta resolución hubiera sido impensable hace seis meses. Llevémosla a cabo", ha instado el alcalde de Bellcaire (Girona), David Font, que ha hablado en nombre de la Asociación de municipios por la independencia. El grupo tarraconense de ska, Xeic, se ha encargado de amenizar el acto con canciones a favor de la independencia con la intención de animar a los asistentes que han soportado temperaturas notablemente más bajas que en los últimos días en Barcelona.

Más información