Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
JORDI SÁNCHEZ | Presidente de la Asamblea Nacional Catalana

Jordi Sànchez: “El proceso catalán no acabará aunque Mas desaparezca”

El presidente de la ANC asegura que la manifestación de este domingo no busca presionar a nadie en particular sino al conjunto de diputados independentistas

Jordi Sànchez, presidente de la ANC.
Jordi Sànchez, presidente de la ANC. EL PAÍS

La Asamblea Nacional Catalana (ANC), la principal entidad privada independentista de Cataluña, sale hoy a la calle para presionar a los partidos secesionistas a que se pongan de acuerdo sobre la investidura. Su presidente, Jordi Sánchez, asegura que no se trata de una maniobra a favor de Artur Mas aunque llama a no perder “ningún activo”.

Pregunta. Visto lo que ha pasado desde las elecciones catalanas del 27-S, ¿sigue pensando que hay una mayoría que avale completar la independencia?

Respuesta. Sí, inequívocamente. La mayoría para iniciar el proceso fue clara. Los partidarios de mantener la unidad de España tal y como la conocemos son una minoría.

P. Pero con el 47,8% de los votantes no se construye una mayoría.

R. Las elecciones del 27-S no estaban planteadas para declarar la independencia el día siguiente. Lo que abrían era, en caso de lograr una mayoría de escaños, el inicio del proceso de construcción de lo que debe acabar siendo una república catalana.

P. Sin embargo, fiaron el proceso a la ayuda de Europa. ¿Que no se haya superado el umbral del 50% de voto independentista ha sido decisivo para que Europa no haya movido ni un dedo a su favor?

R. Europa tampoco habría intervenido ni con el 52% de votos favorables. Pero la lectura que quedó en Europa el 27-S es la gran fuerza del independentismo, y eso quedó reflejado en todas las portadas. Es infantil creer que algún Estado europeo vendrá en nuestra ayuda. Pero, dicho esto, si hacemos el trabajo y lo hacemos bien, Europa acabará respondiendo porque no permitirá que en esta parte del continente haya tensión institucional. Europa es enormemente pragmática y, si seguimos reforzando mayorías sociales y mantenemos el pulso al Estado y forzando la legalidad, Europa acabará interviniendo. Y dirá que resolvamos civilizadamente votando.

P. ¿La resolución independentista no ha acabado con cualquier atisbo de comprensión en el exterior? El Financial Times ya habla de “locura”.

R. Un editorial no puede tener más peso que toda una trayectoria. En algún momento tenía que llegar una declaración de inicio del proceso soberanista. Y esto puede asustar a alguien porque ve que las cosas van en serio. Pero si insistimos en que las cosas se harán bien, estos sectores volverán a entender que se está canalizando un mandato democrático.

P. No le inquietaría que el Congreso aprobase una declaración que diga que solo obedecerán las leyes que emanen de esa cámara como ha hecho el Parlament?

R. ¿Y qué leyes respetan en el Congreso que no sean las suyas? Creo que el Congreso ya no respeta nada más que lo que imponen sus mayorías.

P. La concentración que han convocado para este domingo para hacer presión en favor de un acuerdo ha provocado el recelo de algunos partidos. ERC y la CUP han avisado en contra. ¿No será contraproducente?

R. No, no creo. Como asociación tenemos derecho a expresarnos. Y en nuestro caso teníamos que acompañar a sectores de la sociedad que se sienten decepcionados y desanimados. El estado de ánimo del independentismo es bajo porque no hay acuerdo. No vamos a presionar a nadie en concreto, sino a los 72 diputados independentistas en su conjunto.

P. ¿Qué pasa si llegan a las elecciones sin acuerdo para la investidura?

R. Sería una mala noticia. Cada semana sin acuerdo es una mala noticia. CDC y ERC rivalizan y abordar una campaña sin un acuerdo cerrado es un riesgo que puede dejar heridas y no ayudará a un pacto posterior.

P. ¿El proceso independentista está en peligro de muerte?

R. El proceso está bloqueado pero no está en peligro de muerte. De hecho, se caracteriza por sus altibajos y ya hemos pasado por momentos parecidos. Ahora lo que está en juego no es Artur Mas sino la gobernabilidad para garantizar que avance el proceso independentista.

P. Sin Artur Mas ¿realmente se pierde el apoyo de las clases medias como dice CDC?

R. Es una hipótesis.

P. ¿Y no es contradictorio que si el independentismo es tan sólido dependa tanto de una sola persona?

R. Ya ve que no hago una afirmación categórica. Pero el proceso debe seguir avanzando y creciendo y es imprescindible no perder ningún activo. No estoy diciendo con esto que Mas deba o no ser presidente pero es evidente que aporta un capital. Pero también está claro que el proceso no acabará aunque Mas desaparezca como presidente.

P. Les acusan de ser el brazo propagandístico de Artur Mas. Llaman a no prescindir de ningún activo, que es lo mismo que dice Mas.

R. La ANC ha demostrado que no está ligada a ninguna formación política y que cuando tiene que apretar a una formación política lo hace sin contemplaciones. Si decimos que no podemos perder ningún activo es porque no podemos perder ningún activo.

P. La CUP dice que sin Mas la base independentista crecería.

R. Es una hipótesis, pero yo no caeré en el debate de si Mas es o no un tapón para el proceso. Hay gente que no está en el proceso porque está Mas, pero hay gente que está en el proceso porque está Mas. Si no hay pacto las elecciones son la peor solución posible. Estoy convencido de que el acuerdo está cerca, y ahora el problema es de relato.

P. Algunos dicen que usted practica un doble discurso según hable en público o en privado. ¿Está generando falsas ilusiones entre el independentismo?

R. En absoluto. Yo mantengo el mismo discurso público y privado. Imagino que la pregunta viene por un artículo de Ignacio Martín Blanco en EL PAÍS, que hacía referencia a unas supuestas palabras mías en una cena en off the record. Él pone en mi boca cosas que yo no dije o interpreta de manera parcial cosas que dije. Él interpretaba que nosotros engañamos a los independentistas porque nosotros sabemos que lo único que hacíamos era ir a bloquear el Estado y a provocarlo. Yo no dije esto. Lo que dije es que si el Estado decide tomar medidas que paralicen total o parcialmente el autogobierno esto se le volverá en contra. Pero yo no deseo que el Estado tome ninguna medida en este sentido.