Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Millet se llevó a casa la tele que compró en el economato

El expresidente del Palau obvió una "norma no escrita" de la prisión y no dejó a los reclusos el aparato, de unos 150 euros

Fèlix Millet abandona la prisión de Brians 2
Fèlix Millet abandona la prisión de Brians 2 MARCEL·LÍ SÀENZ

El tesorero de CDC se ha unido a la reducida lista de imputados por delitos de corrupción que han ingresado en prisión provisional, o sea antes de ir a juicio. Sus 21 días superan por muy poco los 19 que estuvo entre rejas, también por el caso 3%, el empresario Jordi Sumarroca. Y, también, los 13 días del expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, que no ingresó por el saqueo de la institución musical, sino por las irregularidades en el hotel del Palau de la Música (caso por el que ya ha sido condenado).

Pese a haber permanecido más días en prisión, Viloca ha prescindido de televisor. Millet y Sumarroca, en cambio, compraron uno de esos aparatos en el economato de la cárcel para hacer más llevadera la estancia. Se trata de una tele rudimentaria, especial para las celdas —sin carcasa en la parte posterior, para evitar que los presos puedan esconder objetos— que cuesta unos 150 euros. Sumarroca encargó el televisor, pero aún no lo tenía en su poder cuando, el pasado agosto, pagó la fianza de 600.000 euros y abandonó la cárcel. El empresario renunció al dinero y optó por dejar el aparato allí, para disfrute de los reclusos. Se trata de una “ley no escrita” del mundo carcelario que Sumarroca respetó. Y se granjeó, de paso, las simpatías de sus compañeros.

Millet obvió esa tradición. También había comprado la tele pero, llegado el momento de salir en libertad, prefirió llevársela a casa. Millet y su mano derecha en el Palau, Jordi Montull, dijeron a la salida de Sant Esteve Sesrovires que su estancia allí dentro había sido “muy triste”.