Desalojado un edificio por riesgo de derrumbe

Los vecinos avisaron a los bomberos al ver que había escombros procedentes de la fachada de un local

Bomberos durante los trabajos de apuntalamiento del edificio.
Bomberos durante los trabajos de apuntalamiento del edificio.Jaime Villanueva

Una treintena de vecinos del número 6 de la calle de Cartagena (distrito de Salamanca) fueron desalojados ayer por la tarde de sus viviendas al percatarse de que se habían registrado daños en el pilar de un local. Los bomberos del Ayuntamiento procedieron al apuntalamiento del inmueble tras ver que se había abombado parcialmente la fachada. Técnicos del Departamento de Control de la Edificación comprobaron si los vecinos podían regresar a sus casas.

Fueron los propios vecinos los que avisaron a los servicios de emergencia. Alrededor de las siete de la tarde vieron que se había caído parte del revestimiento cerámico de una pilastra de ladrillo de uno de los locales del edificio, en el que hay una tintorería. Vieron que en el suelo había unos cascotes y escombro. Al lugar se desplazaron 15 bomberos, que ordenaron el desalojo del inmueble ante el riesgo de que se pudiera venir abajo, según una portavoz de Emergencias Madrid.

Agentes de la Policía Municipal y del Cuerpo Nacional de Policía fueron casa por casa llamando a los vecinos de este inmueble de cuatro alturas y tres viviendas por planta. En total, había unas 30 personas que dejaron sus casas sin que se produjeran incidentes, según fuentes policiales.

Mientras los vecinos estaban en la calle, los bomberos apuntalaron la pilastra y recorrieron el resto del edificio para ver si se habían producido daños estructurales o grietas importantes en el mismo. Al lugar también acudió un equipo del Samur Social. Los técnicos de Control de la Edificación les dieron a última hora de ayer el visto bueno a los vecinos para que estos regresaran a sus casas.

Este desalojo se produce tres meses después de que se registraran dos derrumbes de edificios en la capital, ambos sin víctimas. El primero ocurrió el 3 de agosto en el número 5 de la calle de la Duquesa de Tamames, en Carabanchel. Los vecinos oyeron ruidos de madrugada y avisaron a los bomberos. El segundo se registró 15 días después, el 18 de agosto, en el número 336 de la calle de Bravo Murillo, en la confluencia con la de Amalia, cerca del paseo de la Castellana. También fue desalojado antes de que se viniera abajo.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS