Madridmasd falseó un contrato para pagar a su director en 2013

La Cámara de Cuentas sostiene que la fundación pública vulneró la ley de incompatibilidades de los altos cargos

La Cámara de Cuentas revela en su informe de fiscalización de 2013 que la Fundación Madridmasd —dedicada a la promoción tecnológica y dependiente de la Consejería de Educación— vulneró durante el año 2013 la ley de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas cuando adjudicó un contrato de investigador —con un sueldo de 30.000 euros por 30 horas de trabajo a la semana— a su director general, el catedrático Eugenio Martínez Falero, que fue viceconsejero de Economía entre 2001 y 2002.

La Cámara de Cuentas subraya en su dictamen que, pese a que el director general de la fundación no tenía sueldo —sí percibió 6.000 euros—, su puesto en la institución le incapacitaba para optar a ese contrato de investigación. El dictamen subraya que el procedimiento de pago no fue el habitual y se saltó “las normas de contratación de la institución, que establecen que el pago de los contratos ha de hacerse una vez realizado el objeto del contrato o proporcionalmente en función de los hitos fijados”. En el caso del director general, el pago se estableció “al principio del contrato”. Tras evaluar el informe del trabajo realizado por este investigador, Cuentas apunta que “las actividades o no resultan suficientes para confirmar como razonable un pago de 30.000 euros o estarían encuadradas dentro de las actividades que serían razonables para un director general de la Fundación Madridmasd”.

Las conclusiones del organismo fiscalizador son contundentes: “El referido investigador, como catedrático de Universidad, no podría haber desempeñado en la fundación el caso de director general. Ítem más, aunque el director general no recibió ningún sueldo de la nómina de la Fundación, sí se le abonaron efectivamente gastos de desplazamiento y representación (en total del ejercicio 2013 alrededor de 6.000 euros), percepciones que no se ajustan a lo establecido en la legalidad vigente en materia de incompatibilidades”.

El entonces director general explicó ayer a EL PAÍS que “no tenía condición de alto cargo ni funciones ejecutivas en Madridmasd porque estas residían en el patronato”. Martínez Falero defendió, además, que el pago de su estudio “se realizó mediante un convenio con la Universidad Politécnica que fue refrendado por el rector y por la Dirección general de Educación” del Gobierno de Ignacio González. El director general de Madridmasd asegura que el objeto del estudio —la internacionalización de las universidades madrileñas en Estados Unidos— se cumplió.

Más objeciones

Las salvedades que el organismo fiscalizador detecta en Madridmasd no acaban en esa adjudicación: “Las operaciones contractuales realizadas denotan la presencia de numerosas deficiencias en esta materia que se manifiestan tanto en la fase preparatoria de los contratos como en las fases posteriores de adjudicación y ejecución”. Otro ejemplo: en uno de los contratos de prestación de servicios formalizado “dos de las tres ofertas se solicitaron a personas que ya formaban parte de la organización de la fundación, aunque no de su plantilla”. Esa práctica, advierte el informe, “pone en duda el cumplimiento de los principios de publicidad, transparencia, concurrencia y no discriminación”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En otro de los contratos, “hay coincidencia entre la persona que firma la oferta y quien aprueba la contratación”, que además resulta ser una prórroga de una adjudicación anterior.

Por todo este rosario de irregularidades, la Cámara de Cuentas acaba su informe de Madridmasd con una reprimenda en su capítulo de recomendaciones: “Debe prestarse especial atención al riguroso cumplimiento de la legislación en materia de incompatibilidades, evitando la designación de cargos ejecutivos de la entidad fundacional cuyo nombramiento resulte incurso en alguna de las causas de incompatibilidad previstas en la citada legislación”.

Y añade: “Madridmasd ha de velar por el estricto cumplimiento de las normas de la Ley de Contratos del Sector Público”. La Consejería de Educación explicó ayer a este diario que el 2 de noviembre se renovó todo el patronato de Madridmasd y que el nuevo equipo asumirá las recomendaciones de la Cámara.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS