Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP, a Mas: “Nadie hará encallar el proceso, y nadie es imprescindible”

El presidente todavía ve margen para que la formación le apoye en la segunda votación

Baños pasa al lado de Mas en el Parlament de Cataluña
Baños pasa al lado de Mas en el Parlament.

La Candidatura d’Unitat Popular ha formalizado esta tarde lo que viene repitiendo desde las elecciones del 27-S: su voto negativo a la investidura de Artur Mas. Su líder parlamentario, Antonio Baños, ha justificado el rechazo al actual presidente en los argumentos que viene reiterando el partido: la gestión de los Gobiernos de Mas -con especial énfasis en los recortes y privatizaciones- y la corrupción en Convergència. A estos motivos, Baños ha añadido uno más: el discurso que ayer hizo el candidato a Junts pel Sí, en el que no vio suficiente énfasis en la construcción del estado catalán. Mas le ha respondido justificando los recortes y las privatizaciones, y subrayando su compromiso con el procés.

Baños ha disparado contra la principal amenaza que el candidato de Junts pel Sí lanzó ayer para pedir a la CUP los votos para su investidura: que sin él, el camino hacia la independencia embarranca. “El proceso no se encalla, porque nadie lo puede encallar. Todo el mundo es necesario, pero nadie es imprescindible”, ha apuntado Baños, que ha animado a Mas a no sentirse el único garante del proceso: “Había una pancarta del 15-M que decía: ‘Si alguien se siente imprescindible, que vaya a casa, descanse, y vuelva mañana. En su caso, el jueves”, ha dicho, aludiendo a la segunda votación de la investidura.

El reglamento parlamentario fija que para ser investido en segunda votación, Mas solo necesita una mayoría simple, que alcanzaría con solo dos votos afirmativos de la CUP. Baños ha recalcado que no cederán: “Hemos escuchado que una minoría no puede determinar la mayoría, que solo nos tocaba ceder dos votos y que con ocho abstenciones salíamos de este callejón sin salida. No planteamos la política como un ejercicio de aritmética”. Tampoco la declaración de independencia aprobada ayer, con claras cesiones de Junts pel Sí a la CUP, servirá para que la formación cambie de opinión, ha subrayado su portavoz: “Que nadie se equivoque. Lo que votamos ayer no es una moneda de cambio. Son compromisos adquiridos con el movimiento popular”

Pese a negar a Mas, la CUP ha tendido la mano a Junts pel Sí. Baños cree que el actual presidente, más allá de su gestión, también supone otorgar un “personalismo” excesivo en el proceso de independencia. Sin citar a ningún candidato alternativo -esta mañana el diputado Benet Salellas ha anunciado que la CUP había propuesto formalmente a Junts pel Sí que fuera el jefe de lista de la coalición, Raül Romeva-, Baños ha dejado claro el consenso entre ambas formaciones para seguir adelante: “Señor Mas, no saldrá del hemiciclo hecho capitán. Pero la tripulación está aquí. La CUP ve la mayoría independentista y ve 72 diputados. No vemos confrontación entre Junts pel Sí y la CUP, vemos un pueblo bien representado y queremos ponerlo en valor”.

Aunque Baños ha sido insistente en la negativa, la mano tendida a su formación y los elogios a Mas por su pilotaje del proceso han dado alas al candidato, que no lo ve todo perdido: “Hay margen para entendernos. Usted lo decía: somos 72 para tirar adelante el proyecto para crear un Estado en Cataluña. Si somos los 72, espero que de aquí a que sea acabe el debate seamos capaces de encontrarle el intríngulis a la cuestión inevitable de que haya un Gobierno definitivo, que arranque rápidamente”.

Baños también ha insistido en la necesidad de encontrar rápidamente una solución, un Gobierno de Junts pel Sí que no sea pilotado por Mas. El presidente le ha sugerido una vía para encontrar la salida: que los 72 diputados de Junts pel Sí y la CUP se reúnan y voten por un candidato. Baños le ha respondido que se haga en formato asamblea, el que usa la CUP en sus reuniones: encontrar un candidato no por mayoría, sino por consenso de los 72 diputados. Con sorna, el diputado de la CUP ha visto una última alternativa: “Que la votación sea secreta, que todavía nos entretendríamos”, ha ofertado, insinuando que no todos los diputados de Junts pel Sí quieren a Mas de presidente. Pese a que el candidato, desde su escaño, apremiaba a hacerlo de esa manera mañana mismo, el presidenciable tendrá que esperar al jueves para una nueva votación. Aunque Mas mantiene la esperanza, la CUP ya ha anunciado que tampoco en la segunda oportunidad le brindará su apoyo.

Más información