Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro mujeres asesinadas tras la gran marcha contra la violencia machista

Un hombre mató a su expareja y a la madre de esta en Valencia. Otra mujer fue muerta a tiros en Córdoba y otra en Vigo, apuñalada por su hijo

El cadáver de una de las víctimas en medio del cordón policial. J. C. Cárdenas (EFE) ATLAS

Un hombre mató a tiros el domingo por la tarde a su expareja y a la madre de esta en Llíria (Valencia) en presencia del hijo menor de ambos. El supuesto asesino, que se entregó por la noche en la Comisaría de Patraix, tenía antecedentes por violencia de género y orden de alejamiento. También empleó un arma de fuego otro hombre para matar en Baena (Córdoba) a su pareja y suicidarse después. Y a última hora del fin de semana, otra mujer ha fallecido en Vigo presuntamente apuñalada por su hijo, que ha sido detenido y trasladado a un centro hospitalario para su observación. El suceso se ha producido pasadas las 23.00 horas de este domingo. Los cuatro crímenes ocurrieron horas después de que decenas de miles de personas de toda España se manifestaran el sábado contra la violencia sexista. 

Un niño de apenas cuatro años presenció ayer en Llíria cómo su padre mataba a su madre y a su abuela. El supuesto criminal tenía antecedentes por violencia machista. El doble crimen se produjo en torno a las cinco de la tarde en dicha localidad valenciana, de 23.000 habitantes y sita a 30 kilómetros de la capital provincial.

El presunto homicida, sobre quien pesaba una orden de alejamiento, se bajó del coche a la altura de la calle de Valencia, delante de una empresa de recambios mecánicos, y disparó varias veces contra quien había sido su compañera sentimental y la madre de esta antes de huir. Horas después se entregó, tras negociar su abogado con la Guardia Civil. Una de las mujeres murió en el acto y la otra poco después, pese a la asistencia de los servicios sanitarios. Las mujeres llevaban al niño en un carrito para bebés. En los primeros momentos se especuló con que el menor podía contarse entre las víctimas o haber sido secuestrado por el agresor. Pero fue atendido por uno de los primeros policías que llegó al lugar y trasladado ileso a la comisaría. Una maestra de su colegio ayudó a identificarlo.

A bocajarro

La Guardia Civil acordonó la zona y organizó la búsqueda del homicida, de nacionalidad española, como las dos víctimas. El vehículo del agresor, que no estaba registrado a su nombre, fue localizado previamente por los agentes.

El alcalde de la localidad, el socialista Manuel Civera, confirmó que se trataba de un crimen de violencia machista. “Las ha matado a bocajarro”, señaló. Los disparos atrajeron la atención de numerosos vecinos de la zona, que hicieron fotografías. En una de las imágenes se ve a una de las mujeres desplomada en la calzada y a los sanitarios intentando reanimarla, mientras la otra se halla cubierta con una sábana blanca. Tirado en el suelo puede verse el carrito del niño. “Nunca pasan cosas así en este pueblo. Es muy impactante”, comentaba Adrián Palacio, en un corrillo vecinal. Otros contaron que una de las fallecidas tenía un puesto en el mercado y que la mala relación con su expareja era conocida. A las puertas del tanatorio, no lejos de donde ocurrió el doble crimen, se concentraban numerosas personas esperando a que llegaran los cadáveres. “Eran muy conocidas en el pueblo y muy queridas. No he conocido personas más buenas. Gitanas de pura cepa, nacidas en Llíria”, comentaba en un bar cercano un lugareño.

Las mujeres que han perdido la vida a manos de su pareja o expareja suman este año 41 sin contar estos últimos crímenes. Hay, además, otros cuatro casos en investigación. Y a ellas habría que sumar otras víctimas colaterales, como hijos, padres, amigos, novios, hermanos... Un total de 39 menores han quedado huérfanos en lo que va de 2015.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información