Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos renuncia a sus siglas en Galicia para aliarse con las mareas

El partido de Iglesias concurrirá en la coalición En Marea con IU, los nacionalistas de Anova y candidaturas ciudadanas

Xosé Manuel Beiras y Pablos Iglesias, durante un encuentro en Santiago el pasado verano.
Xosé Manuel Beiras y Pablos Iglesias, durante un encuentro en Santiago el pasado verano.

Pablo Iglesias lo ha dicho varias veces: Galicia tiene un "ecosistema" político distinto. Esa singularidad es la que ha obligado a Podemos a ceder y renunciar a sus siglas en el nombre de la coalición con la que concurrirá a las elecciones generales del 20-D. Finalmente, tal y como fue registrada al filo de la medianoche de este viernes, la alianza se llamará En Marea, a ella pertenecen también el partido nacionalista de Xosé Manuel Beiras (Anova) y Esquerda Unida (EU) y cuenta con el apoyo de las mareas municipales de A Coruña (Marea Atlántica), Santiago (Compostela Aberta) y Ferrol (Ferrol en Común). Eso sí, el nombre de Podemos aparecerá en el logo de la papeleta (En Marea irá arriba en tonos azules; Podemos, abajo), mientras que la imagen que se utilizará en la campaña electoral están sin decidir, según explican a este periódico fuentes de la negociación.

Las reuniones entre los tres partidos seguirán en los próximos días porque quedan aún cabos sueltos. El asunto más espinoso es el nombre del candidato a la Presidencia que apoyará la coalición. Fuentes cercanas a los partidos aliados afirman que Podemos presiona para plasmar por escrito el respaldo a Iglesias, un requisito que no acepta EU, cuyo aspirante a La Moncloa es Alberto Garzón. Por su parte, Anova considera que ese tema y otros como el funcionamiento del grupo parlamentario o diputados que salgan elegidos en las urnas deben ser debatidos también con las mareas municipales, no solo entre las fuerzas que integran formalmente la coalición. En las conversaciones de los últimos meses, las fuerzas firmantes del acuerdo se han manifestado a favor de que, si los votos obtenidos no son suficientes para formar un grupo parlamentario propio, los diputados se integrarán en el Grupo Mixto, desde donde podrán llegar a pactos con otros grupos además del de Podemos.

Lo que no se ha logrado en Galicia es una gran coalición contra el bipartidismo de PP y PSOE. Tras un sinfín de negociaciones, no ha sido posible un acuerdo que incluya al Bloque Nacionalista Galego (BNG) y a otros partidos nacionalistas más pequeños, debido a los recelos entre esta formación y Podemos, además de a viejas rencillas entre las distintas familias del nacionalismo gallego, que se partió en 2012. Ese año Beiras y sus seguidores dejaron el BNG y fundaron Anova, la fuerza que sí ha decidido integrarse con Podemos y EU en la alianza En Marea. Otra parte del antiguo Bloque creó Compromiso por Galicia, que no apoyará a ninguna de las candidaturas y que ha decidido dar libertad a sus militantes para integrarse en la que prefieran.

Finalmente, el insistente llamamiento a la gran coalición realizado desde distintos sectores de la sociedad gallega se ha enquistado en dos frentes. De una parte, la coalición En Marea -de la que en el último momento se ha desmarcado Equo- y, de la otra, una candidatura en la que se integra el BNG, que en esta legislatura contó con dos diputadas en el Congreso. La formación que lidera Xavier Vence renuncia también a sus siglas y concurrirá a las generales en Nós-Candidatura Galega, en alianza con la plataforma ciudadana Iniciativa pola Unión y otros pequeños partidos. Apurando al máximo los tiempos, tras los largos meses de infructuoso debate, ambas coaliciones inician ahora sus respectivos procesos de selección de candidatos mediante primarias.

La militancia de IU y y la de Anova han refrendado este viernes, con amplios respaldos, el acuerdo político que permitió registrar la coalición electoral. En Marea ha optado por las denominadas "listas plancha", el modelo de primarias cerradas de la línea oficialista de Podemos, y ha diseñado un mecanismo, similar al utilizado por Barcelona en Comú, que pretende garantizar la pluralidad de las candidaturas. Así, las listas deberán ser avaladas por tres de los cinco partidos que forman la coalición. Por su parte, Nós-Candidatura Galega está inmersa en el proceso de primarias abiertas, si bien estas solo se celebran en A Coruña ya que en el resto de las provincias gallegas se han presentado listas únicas encabezadas todas ellas por militantes del BNG.