Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

JxSí y la CUP añaden medidas sociales a la resolución independentista

La resolución no prevé contener el déficit y da atención sanitaria a los inmigrantes

De izquierda a derecha, Turull, Baños y Romeva.
De izquierda a derecha, Turull, Baños y Romeva.

Junts pel Sí y la CUP dieron ayer otra vuelta de tuerca en su deseo de iniciar el proceso hacia la independencia. Los grupos presentaron ayer un anexo a la resolución que se votará el lunes que incluye un bloque de medidas sociales sin tener en cuenta las leyes españolas vigentes u otras que están suspendidas por el Tribunal Constitucional.

Entre las nueve medidas pactadas se recoge la atención sanitaria a los inmigrantes “con independencia de si constan o no en el padrón”, así como el compromiso de que no se privará “por motivos económicos” a ningún ciudadano de los medicamentos que necesite. La legislación española exige un mínimo de un año de empadronamiento para atender a los inmigrantes.

Otra medida prevé “dejar sin efecto” la Ley de Estabilidad Presupuestaria de 2012, que provocó la reforma exprés del artículo 135 de la Constitución sobre el control del déficit y que CiU votó en el Congreso. Esa norma limitó las competencias de los Ayuntamientos, el control del coste de los servicios y obligó a dar prioridad a la actividad económica privada, dicen los impulsores del documento.

El anexo proclama que la regulación del aborto que se aplicará deriva de una norma aprobada en julio por el Parlament sobre igualdad de hombres y mujeres y no de la legislación española. La norma catalana no es clara, pues en un apartado aboga casi abiertamente por el aborto libre y en otro garantiza que las mujeres puedan ejercer ese derecho “según la normativa vigente”.

El anexo se votará el próximo lunes como parte de la resolución que aboga por la independencia unilateral y que considera “deslegitimado” al Tribunal Constitucional. El nuevo anexo evita términos como “desobediencia” o “desacato” pero pretende blindar las leyes catalanas suspendidas o busca fórmulas para no cumplir algunas medidas sociales aprobadas por el Gobierno central. Son, según el texto, “medidas destinadas a blindar derechos fundamentales afectados por decisión del Estado”. El acuerdo de Junts pel Sí y la CUP en esas medidas sociales no implica que ambas formaciones hayan acercado posiciones para reelegir a Artur Mas.

 Votación separada

 El pleno sobre la resolución independentista también debatirá otro texto presentado por Catalunya Sí que es Pot que aboga por la celebración de un referéndum. Al final habrá dos votaciones. Los diputados de Junts pel Sí y la CUP que impulsan el texto secesionista han anunciado que no pedirán que sea secreta, pero sí un sistema ágil, pues tienen la intención de votar por separado algunos puntos para buscar el apoyo de diputados de la candidatura en la que está Podemos.

Acabado ese debate se iniciará, por la tarde, la sesión de investidura de Artur Mas, el candidato que propuso ayer la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. Se da por hecho que no logrará la mayoría absoluta (68 diputados) en la votación, que será el martes. Dos días después bastará con una mayoría simple que, probablemente, tampoco obtendrá.