Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlioz con el sello irresistible de Monty Python

El ‘Benvenuto Cellini’ de Terry Gilliam aterriza en el Liceo

El montaje de 'Benvenuto Cellini' que se podrá ver en el teatro del Liceo de Barcelona.
El montaje de 'Benvenuto Cellini' que se podrá ver en el teatro del Liceo de Barcelona.

Ingeniosa, brillante y muy divertida. El sello personal de Terry Gilliam, fundador de Monty Python, convierte la ópera de Hector Berlioz Benvenuto Cellini en un espectáculo de brillo circense y colosales efectivos; acróbatas, malabaristas, magos, actores, figurantes y grandes masas corales y orquestales participan en el montaje dirigido por Gilliam y estrenado con éxito fulgurante en la English National Opera en 2014, que aterriza en el Liceo bajo la batuta de Josep Pons.

Se han programado seis funciones del 8 al 19 de noviembre; si no lo impide la huelga de los trabajadores del Liceo, convocada por el comité de empresa para las seis representaciones previstas, Benvenuto Cellini tiene todos los ases en la manga para convertirse en el gran espectáculo de la temporada liceista.

Tratándose de una ópera ambientada en Roma, en el carnaval de 1532, cuya trama se centra el enfrentamiento de dos escultores —el duelo de Benvenuto Cellini y Fieramosca por un encargo papal y el amor de Teresa— acertó el Liceo al presentar este montaje en un espacio idóneo del Museo Marés, el estudio-biblioteca de escultor y coleccionista Frederic Marés. "Es un montaje con mucha acción, muy divertido, que ha tenido gran éxito en Londres y Amsterdam. Y tuve claro que era la mejor ocasión para recuperar esta gran ópera en el Liceo", afirma Christina Scheppelmann, directora artistica del coliseo barcelonés.

Benvenuto Cellini, cuyo estreno en París en 1838 fue un sonado fracaso, apenas se programa; ni los intérpretes, ni el público estaban preparados para una partitura que anticipaba el futuro. El Liceo la estrenó en 1977 y no había vuelto a programarla hasta la fecha. "No entenderíamos a Wagner sin Berlioz", asegura Pons, director musical del Liceo. "Admira ver como usa la orquesta y se anticipa al futuro en el uso de recursos instrumentales más completos para dar más colores y voces graves a la orquesta", explica Pons.

El director musical del Liceo está entusiasmado con el montaje, coproducido por la English National Opera y las Óperas de Amsterdam y Roma. "Gilliam nos muestra la locura y el genio de un escultor que fue capaz de fundir literalmente toda su obra anterior para obtener el bronce necesario para hacer una sola escultura, de Perseo, por la que pasó a la posteridad", comenta Pons, que dirige una versión de la partitura abreviada por el propio Gilliam, que deja fuera unos 40 minutos de la partitura original.

Ópera también de enormes exigencias vocales —el papel de Benvenuto Cellini es por tesitura y variedad expresiva un reto extenuante para el tenor— será interpretada en el Liceo por un reparto encabezado por tres voces estadounidenses —el tenor John Osborn, la soprano Kathryn Lewek y el bajo Eric Halfvarson—, el bajo-barítono italiano Maurizio Muraro, el barítono británico Ashley Holland y la mezzosoprano italiana Annalisa Stroppa en el personaje de Ascanio, papel con el que debutará en el Liceo, en una única función (16 de noviembre) la joven mezzosoprano catalana Lidia Vinyes.

Para el tenor John Osborn, que ha trabajado con Gilliam, cantar Cellini es un gran reto. "Es muy difícil vocal y musicalmente, y tiene que afrontar grandes exigencias en arias, dúos y conjuntos de enorme dificultad y precisión", explica Osborn. "Espero que Gilliam venga a los ensayos finales para transmitirnos su energía. Es muy exigente, e iracundo, pero es capaz de decirte lo que quiere que hagas solamente con la mirada", asegura el tenor estadounidense. En la función del 12 de noviembre, asumirá el papel el tenor albanés Adrian Xhema.