Junts pel Sí: “La resolución es un acto de obediencia al pueblo de Cataluña”

La CUP baraja con que pueda haber nuevo presidente en la primera votación del 9-N

Rovira, Romeva y Rull en la rueda de prensa.
Rovira, Romeva y Rull en la rueda de prensa.Albert Garcia

Junts pel Sí y la CUP han explicado esta mañana en el Parlament que la resolución del inicio del proceso de declaración de independencia aspira a sentar las bases de un nuevo proceso constituyente y la futura creación de un nuevo Estado. El texto, que previsiblemente se votará en un Pleno extraordinario la próxima semana, afirma que a partir de ahora el Parlament ya no se sentirá “supeditados” a las decisiones del Tribunal Constitucional al que consideran un órgano “deslegitimado” desde que dictó la sentencia del Estatuto de Cataluña. El convergente Josep Rull ha sido gráfico cuando ha expresado la esencia de la resolución: “Es un acto de obediencia al pueblo de Cataluña. A lo que la gente votó”. La propuesta de resolución ha recibido en la Mesa los votos a favor de Junts pel Sí y los votos en contra de Ciudadanos, PSC y Catalunya Sí que es Pot.

El acuerdo, sin embargo, no implica necesariamente que Junts pel Sí y la CUP estén más cerca de alcanzar un acuerdo sobre el futuro de la presidencia de la Generalitat cuyo primer debate de investidura está previsto para el 9-N. La CUP rechaza votar a Artur Mas y el proceso puede dilatarse hasta el 9 de enero. Pese a ello, la CUP ha confiado en que se dé con la persona “adecuada” y haya un acuerdo en la primera votación. “Nosotros seguimos trabajando con el calendario del 9-N”, ha afirmado Benet Salellas, diputado de la CUP, que ha subrayado la “altura de miras” de su formación. “La actual situación política debe estar por encima de siglas y personas”, ha remachado Salellas.

Más información
De la Diada al “inicio del proceso”: tres años del reto independentista
¿Y ahora qué?
La declaración institucional de Mariano Rajoy en cinco frases

La CUP ha renunciado a la Declaración Unilateral de Independencia porque no hubo mayoría de votos independentistas el 27-S y por ello ha asumido buena parte de la hoja de ruta de Junts pel Sí, que parte de una declaración inicial del proceso para culminar 18 meses después en el referéndum de una constitución catalana. Albert Botran, diputado de la CUP, ha constatado por ello la “generosidad” de su formación en alusión a la DIU y a la inclusión del término “desconexión democrática” en lugar del de “desobediencia”. “Lo podemos decir en el lenguaje que queramos pero mucha alternativa a la desobediencia no hay”, ha agregado el diputado Albert Botran. “Hay que ejercer la unilateralidad porque siempre nos encontramos con un muro”.

Las dos formaciones han evitado expresamente realizar una comparecencia conjunta en el momento del registro de la propuesta de resolución para que la escenificación no generara malos entendidos. Pero su determinación es firme e irreversible. Raül Romeva, de Junts pel Sí, ha señalado cuando ha conocido la decisión de Mariano Rajoy de comparecer en rueda de prensa: “Lo escucharemos con todo el respeto pero tenemos muy claro lo que tenemos que hacer. El mandato democrático lo tenemos. Llevamos muchos años haciendo las cosas de forma pacífica, democrática y razonada”.

Los portavoces de las dos fuerzas independentistas han lanzado constantemente guiños a Catalunya Sí que es Pot, la formación que agrupa a Iniciativa, Podem y Esquerra Unida i Alternativa, para que apoyen la resolución al considerar que se pueden sentir identificados con las alusiones al proceso constituyente no subordinado al Estado. La mitad del grupo de izquierdas votó este lunes a favor de la investidura de Carme Forcadell como presidenta. La CUP considera muy positivo ese gesto porque a su juicio implica que Sí que es Pot comparte la idea de “romper con el Estado” de forma unilateral. Sin embargo, Joan Coscubiela, portavoz del grupo, ha afirmado que el texto “es una lectura tramposo de los resultados del 27-S”, que ignora “la situación de emergencia social y que intenta ocultar la corrupción que envuelve a Convergència. El diputado ha anunciado que presentarán su propio texto en el que volverán a reivindicar un referéndum que ya no apoya ninguna otra fuerza. En un tono firme, Coscubiela ha invitado a Forcadell a que se debata ese texto en la Mesa simultáneamente con el de Junts pel Sí y la CUP.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS