Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Después del 27-S

La CUP impone a Junts pel Sí su método de negociación

La formación obliga a que haya varias comisiones negociadoras a la vez y que los interlocutores se turnen

La CUP impone a Junts pel Sí su método de negociación

Nada de negociaciones en público, ni de centralizar las conversaciones en una o dos personas. Las conversaciones para la formación del próximo gobierno en Cataluña entre Junts pel Sí, la plataforma electoral de Artur Mas, y la CUP han obligado a los primeros a someterse a los métodos de negociación de la izquierda alternativa. Aunque ambos estuvieron de acuerdo desde el primer momento en que la discreción era imprescindible, la CUP ha impuesto, además, que haya varias comisiones negociadoras a la vez y que los interlocutores se vayan turnando.

Con ello, el partido que con sus diez diputados puede dar o quitar la presidencia a Artur Mas, pretende evitar los personalismos en la negociación y ratificar su carácter asambleario.

Hasta cuatro comisiones están negociando al mismo tiempo y dejando, para el final, lo que para Junts pel Sí es la máxima prioridad: la cuestión de si Mas debe o no presidir el próximo gobierno. El modelo de negociación impuesto por la CUP está obligando a Junts pel Sí a armarse de paciencia. De entrada, porque la candidatura de la izquierda alternativa ha creado un grupo negociador en el que, además de algunos de los diputados electos, están miembros de la dirección del partido e incluso de la dirección saliente. Esto ralentiza cualquier decisión y todo apunta a que no habrá acuerdo antes de las elecciones del 20 de diciembre.

De hecho, para la CUP, las negociaciones formales todavía no han comenzado, algo que niegan fuentes de Junts pel Sí. El problema es que lo que hay divergencias entre lo que entienden unos y los otros por el concepto negociar. Mientras que la CUP considera que las dos fuerzas están en una fase de “exploración” y de conversaciones previas, Junts pel Sí lo ve como un paso necesario del que empiecen a salir acuerdos.

Las diputadas electas de Junts pel Sí Muriel Casals y Carme Forcadell alertaron ayer que la precipitación en la negociación para la investidura del presidente de la Generalitat “podría dañar el proceso” hacia la independencia de Cataluña. En declaraciones a Catalunya Ràdio, Muriel Casals señaló que “hay que ir con mucho cuidado y ser muy pacientes, porque las cosas se tienen que hacer bien”.

Por su parte, Carme Forcadell añadió en la misma emisora que les gustaría “que las cosas fueran rápido y bien”, pero reconoció que “es más importante que vayan bien que vayan rápido”. Las dos diputadas defendieron la figura de Artur Mas, y así Muriel Casals señaló que “hay determinados momentos cruciales de la historia, de los países, en que a determinadas personas les toca ser la cara visible de lo que está pasado, y en este caso el president Mas es la cara visible y tenemos la suerte de que lo hace muy bien”.

Respecto a las elecciones generales del próximo mes de diciembre, Carme Forcadell dijo que los resultados no afectarán para nada la evolución prevista para el proceso, y ha remarcado: “De ninguna manera condicionaremos el futuro de este país a lo que pase en las elecciones del Estado español”. En cuanto a la necesidad de ir a estas elecciones con una candidatura conjunta, Forcadell opina que “se tiene que ir (conjuntamente) pero de otra manera, no como Junts pel Sí”.