Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP apoya una Mesa del Parlament independentista

Baños aseguró que la "aritmética parlamentaria" dicta que los secesionistas sean mayoría

Antonio Baños junto a una bandera independentista catalana.
Antonio Baños junto a una bandera independentista catalana.

Antonio Baños, líder de la CUP, garantizó ayer que los anticapitalistas apoyarán que una mayoría de miembros prosecesión ocupen parte de los siete puestos que configuran la Mesa del Parlament, aunque los anticapitalistas no estén representados y cedan su sitio a Junts pel Sí. Baños se apoyó en la “aritmética parlamentaria” para justificar la mayoría independentista y que otros grupos se puedan quedar fuera. Las conversaciones sobre cómo configurar la Mesa se mantienen entre los distintos grupos parlamentarios mientras que el calendario fija el 26 de octubre como fecha límite para que se constituya la Cámara catalana.

El reparto de la Mesa del Parlament es otra de las incógnitas que Junts pel Sí y la CUP deben despejar en sus reuniones para configurar el Ejecutivo catalán. “No hay una decisión todavía, pero en todo caso, habrá una mayoría independentista”, aseguró Baños.

La Candidatura d'Unitat Popular quiere evitar que se les pueda culpar de impedir la viabilidad del proceso independentista. El partido anticapitalista ya incidió durante la campaña en que no permitiría que descarrilase el proceso, siempre apuntando que no investirían a Artur Mas como presidente de la Generalitat. Ahora, los anticapitalistas avanzan que apoyarán a Junts pel Sí para garantizar que cuentan con mayoría en la Mesa. Aunque debatirán con su militancia si asumen una de las secretarías, algo que no está reñido con quedarse fuera del Gobierno y apoyarlo desde la oposición, como dijeron que procederían durante la campaña electoral.

La Mesa del Parlament cuenta con siete plazas: una presidencia, dos vicepresidencias y cuatro secretarías. Baños reconoció que la CUP aún no ha decidido si quiere ocupar la secretaría que le podría corresponder de acuerdo con los resultados del 27-S, pero en todo caso sumará sus votos a los de Junts pel Sí para lograr la mayoría independentista en este organismo y ocupar cuatro de los siete asientos.

La coalición de CDC, ERC y las entidades soberanistas ostentaría la presidencia, una vicepresidencia y dos secretarías —si ningún diputado de la CUP ocupa un puesto— mientras que Ciutadans se quedaría con al menos uno de los tres puestos libres, a falta de que se ultimen los acuerdos entre todos los grupos.

Todo apunta a que Junts pel Sí no quiere agotar el plazo del 26 de octubre para constituir el nuevo Parlament y forzará al resto de grupos a aceptar que los independentistas prevalezcan en la Mesa como lo hacen en la bancada de la Cámara catalana.

Ciutadans y el Partit dels Socialistes de Catalunya solicitaron esta semana que se convoque una reunión con todos los implicados para evitar, precisamente, que una alianza de las fuerzas secesionistas acaparase las plazas de la Mesa. C's tiene una vicepresidencia garantizada, aunque aspira a colocar a dos de los suyos en este organismo, pero el PSC podría quedarse solo con una secretaría.