Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pintando en el espacio

La artista japonesa Chiharu Shiota realiza una gran instalación para la Fundación Sorigué

La artista Chiharu Shiota junto a su obra 'Over the Continents'.
La artista Chiharu Shiota junto a su obra 'Over the Continents'.

“Yo empecé dibujando, pero lo que quería hacer era dibujar en tres dimensiones. Cuando encontré los hilos de lana, tan suaves y fáciles de trabajar entendí que ya podía pintar en el espacio”. Lo afirma Chiharu Shiota (Osaka, 1972) en Lleida donde ha realizado dos de sus características instalaciones, especialmente concebidas para la exposición que el Museo de la Fundación Sorigué le dedica hasta el 31 de marzo. Su instalación The Key in the Hand para el Pabellón de Japón en la Bienal de Venecia, abierta hasta noviembre, fue una de las obras más fotografiadas del evento, dando el último empujón a una carrera que está subiendo como la espuma. Todos la quieren, de Roma a Sídney, de Cataluña a Tasmania, pero ella fiel a su alma japonesa parece ajena al revuelo que sus obras están causando y sigue tejiendo en el aire, trabajando sin prisas pero sin pausas, ocho horas cada día.

Un lugar para Juan Muñoz

Cuando en abril el centro de arte HangarBicocca de Milán expuso la obra Double Bind en el marco de una gran retrospectiva de Juan Muñoz, hacía 14 años que no se veía. La imponente instalación que Muñoz creó para la Sala de las Turbinas de la Tate de Londres poco antes de su muerte prematura, se ha convertido en una suerte de testamento artístico y hace tiempo que su viuda, la escultora Cristina Iglesias, busca un lugar apropiado para exponerla de forma permanente. Este sitio podría ser una de las grandes naves que pueblan el panorama lunar de las canteras Sorigué.

Es allí donde Anna Vallés ha establecido la cuna de PLANTA, un proyecto de producciones artísticas site-specific, que ya cuenta con unas gigantescas pinturas matéricas de Anselm Kiefer, dos enormes cabezas de Antonio López en medio de los olivos que utilizan para regenerar la tierra explotada y un vídeo de Bill Viola, colocado en un bunker de la Guerra Civil que potencia su carácter místico e inquietante. Double Bind ya tiene una nave que le espera, con vista hacia el metamórfico paisaje del pedregal, que cambia según las extracciones. Las conversaciones entre Iglesias y Vallés están ya muy avanzadas y todo deja presagiar que las narraciones entre ficción y realidad que se desarrollan en los tres niveles de Double Bind ya tienen el “anónimo espacio contemporáneo” que buscaba Juan Muñoz.

Así lo hizo en Lleida. Para realizar dos instalaciones, ella y sus cuatro colaboradores con la ayuda de otras 25 personas, manipularon durante más de 70 horas 350 kilómetros de hilo de lana, tres toneladas de piedras de diferente tamaño procedentes de las graveras Sorigué, 500 zapatos y 300 ventanas. “No pensé que acabaría a tiempo y fue realmente emocionante verla ordenar el caos y convertir montañas de materiales en obras maravillosas”, afirma Anna Vallés, presidenta de la Fundación Sorigué y del grupo empresarial que la sustenta, cuyo núcleo fundacional se encuentra en la enorme cantera de materiales en la cercana Plana del Corb. Precisamente por ello, para la pieza más asombrosa, bautizada con la frase bíblica que da título a la muestra: In the beginning was…, Shiota ha utilizado por primera vez en su trayectoria las piedras, que cuelgan de los hilos negros como congeladas en una suerte de Big Bang. El visitante se encuentra transitando por una cueva fantasmagórica, envuelto en una trama, compleja pero no confusa, que se adueña del espacio como lo haría una araña gigante.

"No trabajo con ordenador, ni hago detallados esquemas previos, tan sólo un esbozo”, asegura la artista, que desarrolla sus obras a partir de un sistema de triángulos, que le permite trazar formas curvas, realzadas por un sabio juego de luz y sombra. “Me ha gustado trabajar con las piedras porque encierran el origen del mundo”, añade Shiota, que ha hecho de la memoria uno de los elementos principales de su trabajo.

Viejos zapatos

Lo demuestra Over the Continents,que ha contado con la colaboración de los ciudadanos de Lleida, invitados a contribuir a la instalación con un viejo calzado acompañado por una breve memoria. Atados con hilos rojos, los zapatos forman un abanico del que parecen querer huir. “Me interesan las prendas que encierran múltiples metáforas como el calzado o las llaves. Nosotros somos de paso en este mundo, pero los objetos permanecen y cuentan la historia de sus propietarios”, afirma la artista que tras estudiar caligrafía japonesa, se trasladó a Berlín para formarse con la performer Marina Abramovic.

La instalación 'In the beginning was...', de la artista Chiharu Shiota ampliar foto
La instalación 'In the beginning was...', de la artista Chiharu Shiota

Y del antiguo Berlín Este llegan las 300 ventanas, cargadas de historia, que rodean en semicírculo una silla vacía, metáfora de la soledad del ser humano, en la instalación His Chair. “Esta pieza es una primera aproximación al trabajo que Shiota realizará para el proyecto PLANTA. Se trata de una instalación ubicada bajo tierra, que se verá desde arriba”, explica Anna Vallés, que se encarga también de la Colección Sorigué, un extraordinario fondo de 450 obras que incluye Antonio López, Juan Muñoz, Tony Cragg y Jaume Plensa, entre muchos otros artistas de primera fila.