Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ROCK

Els Pets más tiernos

La banda de Constantí estrenó en Sant Cugat su nuevo espectáculo con cuarteto de cuerda y trío de metales

Hay fondo de catálogo, cajones llenos de canciones esperando su momento, el contexto para lustrarlas en el escenario. Celebrando treinta años, Els Pets tienen nuevo espectáculo —hoy se estrena oficialmente en Temporada Alta—, que el viernes sonó en preestreno en Sant Cugat, como aperitivo de Petits Camaleons, el festival musical para críos y papás que hoy concluye en el Teatre Auditori de Sant Cugat. Y sí, había chavalería menuda en el recinto y excepto para uno que se durmió, como delató su madre a modo de broma gritándolo desde el fondo, la idea funcionó. Será que al fin y al cabo las baladas y medios tiempos pop pueden ser lo más parecido a una nana.

Pero no se crea nadie que este espectáculo (pasará por Barcelona el 16 de diciembre), es un montaje con vocación infantil. Els Pets se han rodeado de un cuarteto de cuerda y un trío de metales para recuperar las canciones más idóneas para ser así tocadas, el grueso de ellas con el siglo. Canciones delicadas donde se une el amor, desamor y esa melancolía que sedimenta el paso del tiempo. Algunas parecen obligar a la sonrisa mientras se cantan: Blue tack, A batzegades, Dissabte... Son canciones con toque amargo que con la melodía pasa mejor.

Y menos el inevitable Bon dia interpretado al final en plan algarabía, todo sonó si no a nuevo si a casi nuevo. Sin ser especialmente sorprendentes, los nuevos arreglos, exceptuando “la deconstrucción”, tal y como dijo Gavaldà, de Soroll, el entorno matizado de la interpretación iluminó un repertorio del que Els Pets van sobrados: canciones inmaculadamente tiernas, sin aspiraciones más allá del espíritu puramente pop. Pequeñas piedras brillantes. Se quedaron un buen montón en el tintero, haberlas haylas, de un espectáculo que adoleció de un problema que se ha de esperar se solucione: un sonido mal equilibrado que pareció sugerir que los arreglos de cámara se caracterizan por sonar sólo bajito. Era el preestreno, hay margen de mejora.