Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESPUÉS DEL 27-S

ICV admite que cedió demasiado ante Podemos para afrontar el 27-S

Los ecosocialistas creen que han de clarificar su relación con el partido de Pablo Iglesias

Lluís Rabell, durante su intervención en el consejo nacional de ICV
Lluís Rabell, durante su intervención en el consejo nacional de ICV

Después de la derrota, la autocrítica. Eso es lo que hizo este sábado Iniciativa per Catalunya Verds durante todo el día en un consejo nacional convocado para analizar el resultado del 27-S, en el que la lista Catalunya Sí que es Pot logró 11 diputados. Son dos menos que los que obtuvo en solitario ICV tres años antes, pero hubo coincidencia en que habría sido aún peor de haberse presentado solo con sus siglas. Otra cosa es cómo se articuló el proceso de confluencia con Podemos y ahí fueron mayoritarias las voces en que los ecosocialistas catalanes hicieron demasiadas cesiones al partido liderado por Pablo Iglesias y que deben revisarse y aclararse los protocolos de funcionamiento entre esas formaciones de cara a las generales del 20 de diciembre.

“Llenamos los mítines de gente, pero no las urnas”, explicó de manera ilustrativa un dirigente de ICV que intervino en el consejo nacional. La reunión se prolongó durante todo el día y se pidieron 52 palabras que, de manera prácticamente unánime, apostaron por la necesidad de mantener el proceso de confluencia con Podemos. Otra cosa distinta, señalaron varias voces, es aprender de los errores y no volver a caer en la precipitación del pasado verano, cuando se articuló a toda prisa una candidatura unitaria para las autonómicas y se presentó sin tener siquiera cabeza de lista.

Lluís Rabell, el candidato Catalunya Sí que es Pot, intervino en el consejo nacional pese a no militar en ICV, y fue largamente aplaudido en reconocimiento al esfuerzo realizado.

La conclusión que flotó en el ambiente es que la relación con Podemos ha de quedar más definida en el protocolo de funcionamiento y que ICV no puede limitarse a actuar de muleta del partido morado para las generales. Así, diversas intervenciones abogaron porque se concrete de manera clara la alternativa que ofrece Iniciativa y aprobada en la declaración de Sabadell, frente al inmovilismo de Rajoy, el órdago secesionista y la reforma federal del PSOE.

Es una nebulosa que conviene despejar, coincidieron en señalar diversos intervinientes, y no puede repetirse en el programa electoral la inconcreción que caracterizó el discurso de Pablo Iglesias en campaña sobre el referéndum para decidir el futuro político de Cataluña. “Hemos de tener muy claro el modelo de Estado y debe ser asumido por la izquierda española”, coincidieron en señalar algunos dirigentes que tomaron la palabra.

Se coincidió también en que fue un error que Joan Coscubiela, número tres por Barcelona, hubiese hecho campaña en el segundo circuito. Es decir, alejado de los medios porque apenas compartió actos con Pablo Iglesias y Lluís Rabell. “No debimos permitirlo, porque es lo mejor que tenemos y debería haber lucido más en campaña”, explicó uno de los dirigentes, en otra muestra de crítica a las cesiones que hizo ICV a Podemos y que se cree que no deben repetirse.

Tampoco se cuestionó la idea extendida de que fue un error la elección de la marca electoral Catalunya Sí que es Pot, por el poco atractivo que suscita, pero más allá de eso, varias intervenciones coincidieron en Iniciativa tardó en entender que las elecciones tenían carácter de plebiscito, como pretendían la lista de Junts pel Sí y la CUP, por un lado, y como acabó apuntalando la estrategia del PP y Ciutadans, por el otro. “No lo supimos ver hasta la última semana de campaña y era tarde para transmitir un mensaje que huía de esa tesis”, explica otro dirigente.

Ahora, la prioridad para ICV es desbancar a Mariano Rajoy de La Moncloa y volver a poner el debate social en la mesa. Para el primer trimestre de 2016 habrá una conferencia nacional en la que Iniciativa quiere renovar su discurso y algunos sectores piden ya la marcha de Joan Herrera y de Dolors Camats.