Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amics de la Rambla quiere levantar la suspensión del plan del paseo

La entidad vecinal busca el apoyo de los grupos municipales favorables a levantar el veto

La Rambla, en una fotografía de archivo.
La Rambla, en una fotografía de archivo.

"Pueden haber objeciones, o un cambio de criterio en la aplicación del plan. Ahora bien, nos preocupa que no haya fecha en su aplicación". La asociación Amics de la Rambla quiere que se aplique el Plan Especial que diseñó el Consistorio liderado por Xavier Trias (CiU). Para desbloquear su aprobación, ahora suspendida por el Ejecutivo de Barcelona en Comú (BComú), la asociación planea recurrir a la vía administrativa. "Hemos iniciado un estudio para ver cómo hacerlo efectivo por la vía administrativa. Para forzar que el calendario no se encalle", explica Joan Oliveras, presidente de la entidad, que agrupa a los negocios de la avenida. La alternativa, explica Oliveras, pasa por pedir a los grupos municipales favorables al plan especial que fuercen su puesta en marcha.

Las entidades de la Rambla esperan desde hace años un planeamiento para la avenida, saturada por el turismo. El plan diseñado por el Consistorio de CiU preveía ensanchar las aceras, mover mobiliario urbano, cambiar pavimento o ampliar pasos de peatones. "Lo que no se puede entender, después de todo este proyecto, que ya es bastante largo, es que se paralice, sin fijar una fecha [en la que pueda volver a ponerse en marcha]", lamenta Oliveras, quien también critica que no se haya comunicado a su asociación para qué se quiere "revisar" el proyecto.

Gala Pin, regidora del distrito de Ciutat Vella, descarta que se pueda anular la suspensión por la vía administrativa. "Solo sería aplicable para un planeamiento de iniciativa privada. Es un planeamiento de iniciativa pública, y por tanto debe aprobarlo el pleno municipal". Pin entiende la impaciencia de la entidad vecinal -"Llevan 40 años pidiendo la remodelación de la Rambla", reconoce- pero asegura que en diciembre se volverá a abrir el plan especial a consulta pública.

La regidora del distrito cree que hay razones para "detener" el plan especial. Entre ellas, "fomentar el diálogo con las asociaciones del Barrio Gótico y el Raval, también las entidades de inmigrantes"; e "integrar la visión de la Rambla de día y la de noche". Pin sostiene que el plan solo tenía en cuenta el funcionamiento de la Rambla durante el día.

También era necesario, opina, incluir un "mapa de la propiedad inmobiliaria del distrito". "Si queremos recuperar la Rambla, debemos saber de quién es la propiedad", explica la regidora de distrito, quien asegura que esta sería la oportunidad para dedicar a uso social inmuebles que no estén siendo utilizados. "El precio de algunos locales comerciales es muy elevado. [La suspensión también nos servirá para detectar malas prácticas [con el precio]", añade.

Mercè Homs, concejal del distrito durante el anterior gobierno de CiU, discrepa de Pin: "Más de 300 entidades han sido consultadas. Todo el mundo se podía apuntar a las comisiones. No será porque no han podido [participar]".

Y cree que posponer la puesta en marcha del plan perjudicará a los vecinos: "Podrían volver los trileros. Ya han vuelto los del top manta. Hay colectivos de turistas que entorpecen el paso, y con las terrazas también hay descontrol". Homs, que asegura que CiU apoyará las reclamaciones de Amics de la Rambla, avanza que su grupo municipal "buscará alianzas" para levantar la suspensión.