Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ajuste de cuentas en un polígono de Arroyomolinos

El hombre asesinado a tiros disparó a una mujer en 2013. La Guardia Civil considera que se trata de una guerra entre dos clanes familiares enemistados

Un hombre de 64 años falleció ayer tras ser tiroteado en un polígono industrial de la localidad de Arroyomolinos, en un suceso que investiga la Guardia Civil. “Hemos recibido un aviso sobre las 10.20 que nos alertaba de que se había producido un tiroteo”, explican desde el instituto armado. Los disparos ocurrieron minutos antes, a la altura del número 71 de la calle de Miguel Servet, en el polígono industrial de la localidad. Hubo varios testigos, aunque las autoridades no han desvelado el número ni sus declaraciones.

Basándose en esos testimonios, al parecer, un hombre bajó de un coche de la marca Opel y efectuó varios disparos sobre la víctima para después huir en el mismo vehículo a toda velocidad. Cuando llegó el equipo de emergencia del Summa, comprobó que el hombre presentaba una herida de bala en el abdomen, con orificio de entrada y salida. A consecuencia de ello, sufría una gran pérdida de sangre.

Aunque durante el traslado al hospital el hombre entró en parada cardiorespiratoria, los médicos del servicio de emergencias consiguieron reanimarlo en la ambulancia. A su llegada al hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, el herido se encontraba en estado crítico, y poco después de su ingreso falleció.

Vecino de Batres


La Guardia Civil no ha revelado la identidad del fallecido, pero fuentes de la Comandancia contaron que se trataba de un hombre nacido en 1950, de nacionalidad española y vecino de Batres, localidad situada al sur de la Comunidad, a solo 14 kilómetros por carretera de Arroyomolinos.

En 2013, la víctima estuvo implicada en otro tiroteo ocurrido en Móstoles. En esta ocasión era él el que supuestamente llevaba el arma y con ella intentó matar a una mujer. Esta pertenecía a una familia con la que, al parecer, la suya mantiene una fuerte enemistad. A raíz de ese ataque, sobre el fallecido pesaba una orden requisitoria por homicidio en grado de tentativa, según fuentes de la investigación. También añadieron que el tiroteo de ayer parece responder a un ajuste de cuentas entre los dos clanes familiares.

De momento no hay detenidos y la Guardia Civil continúa realizando pesquisas: “Aún estamos en la primera fase de la investigación, los agentes continúan trabajando, por lo que no podemos revelar mucho más”, dicen.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram