_
_
_
_
JAZZ | Diana Krall
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Hasta romper el hielo

Asistimos a un concierto de menos a más, correcto pero encorsetado hasta que la diva canadiense se desmelenó

La cantante canadiense Diana Krall, en una imagen de promoción.
La cantante canadiense Diana Krall, en una imagen de promoción.

Empezó alabando Diana Krall, como tantos otros artistas, las excelencias gastronómicas de la ciudad y la afabilidad de sus moradores, pero este ejercicio de cortesía contrastó con la belleza hierática de sus primeros minutos sobre el escenario del Palacio de los Deportes. Le cuesta entrar en calor a la diva canadiense del jazz vocal, envarada frente al piano, a disgusto con la altura de su banqueta y, lo más importante, destemplada frente al micrófono. Y así fue que el martes asistimos a un concierto de menos a más, correcto pero encorsetado hasta que la dama de la enmarañada melena rubia logró romper el hielo… por intermediación de Tom Waits.

Para el punto de inflexión hubo que esperar a la séptima entrega de la velada. Había transitado la mujer de Elvis Costello por el swing con impulso manouche (On the sunny side of the street), la balada preciosista (Just like a butterfly that’s caught in the rain) o la exaltación amorosa (Exactly like you) sin que se apreciaran aristas o rugosidades, amoldada a un academicismo alérgico al sobresalto. Pero los diez minutos de Temptation ofrecieron arañazos de órgano Hammond, pinceladas de electricidad, alboroto en la batería, pizzicatos del violín y hasta una consabida ronda de solos que no se hizo redundante ni exhibicionista.

Solo a partir de ahí la carnalidad le ganó la partida a la diplomacia. Llegaron Wallflower, una joya dylaniana relativamente desconocida, y parientes cercanas de aquellos primeros setenta, desde Ophelia (The Band) a un Desperado (The Eagles). Y se olvidó de sus recelos hacia los móviles, sobre los que había regañado al público, para centrarse en sus recuerdos de Oscar Peterson o Nat King Cole, que nos interesaban mucho más. Incluso llegó la hora de los bises y la discreta reina del jazz vocal aceptó frente al piano la sugerencia (East of the sun) de una aficionada. Krall bajó de lo etéreo a lo corpóreo, y salimos ganando.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_