Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bosch se disculpa por la guerra de banderas y Fernández Díaz, no

Colau cree que los líderes de ERC y del PPC actuaron con "tacticismo electoralista"

Guerra de banderas en el Ayuntamiento de Barcelona.

Resaca en el Ayuntamiento de Barcelona el día después del incidente provocado por los jefes de filas de ERC, Alfred Bosch, y PP, Alberto Fernández Díaz, que, coincidiendo con la Mercè y con la plaza de Sant Jaume hasta arriba, colgaron una senyera estelada y una bandera española en el balcón. De buena mañana, Bosch se ha disculpado en una carta abierta. Fernández Díaz ha señalado después que lo volvería a hacer. La alcaldesa, Ada Colau, ha vuelto a lamentar "el numerito". En una entrada en Facebook ha afirmado que actuaron con irresponsabilidad y que buscaban una foto "por tacticismo electoralista". CiU y PSC han pedido a Colau que ponga orden en la casa y a los populares, que se disculpen.

Bosch, presidente del grupo municipal de ERC, ha pedido disculpas: "He reflexionado sobre mi acto y debo reconocer que no estuve acertado. Seguro que no era el momento ni el gesto que hacía falta", dice en una carta abierta a la ciudadanía. El republicano, que ayer durante el incidente no paró de sonreír, ofrece sus disculpas a quienes "se hayan podido sentido sentir heridos u ofendidos" y "sobre todo a las miles de personas que hace días que trabajan por el objetivo más noble que nos hemos marcado cono pueblo y que ahora se hayan podido sentir perjudicados". El concejal asegura que quiere a Barcelona y Cataluña y afirma que es el "único responsable de los hechos".

La acción de Bosch desencadenó el incidente del día, porque su homólogo en el PP, Alberto Fernández-Díaz, quiso colgar también una bandera española, lo que terminó en un forcejeo con la bandera entre el popular, su compañera de filas Àngels Esteller y el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. El presidente del grupo municipal del PP ha comparecido ante la prensa para afirmar que volvería a actuar de la misma forma y que entiende que no tiene por qué pedir disculpas.

La guerra de banderas se convirtió en protagonista de la jornada de campaña electoral justo la víspera de que acabe y salpicó a Pisarello, número dos de la alcaldesa, Ada Colau. El teniente de alcalde recibió insultos, algunos de carácter racista, aludiendo a su origen argentino, y originó dos etiquetas en tuiter. La de los que le criticaban por haber retirado la bandera, con el hashtag #pisarellodimision, y los de quienes le apoyaron, con la etiqueta #orgullpisarello, que lanzó la propia alcaldesa.

La polémica de ayer también ha sido valorada por Barcelona en Comú, el partido del gobierno municipal, que ha lamentado el incidente y ha criticado que algunos concejales hayan reproducido en las redes sociales comentarios de carácter xenófobo contra Pisarello. Se refieren, sobre todo, al tuit del eurodiputado Juan Carlos Girauta que retuiteó la presidenta del grupo municipal de Ciutadans, Carina Mejías, que afirma: "Saca tus sucias manos de mi bandera, @G_Pisarello".

El episodio de ayer también fue valorado por el ministerio de Interior, cuyo titular, Jorge Fernández Díaz, dijo: "Tiene unas connotaciones muy negativas que recuerdan a años atrás en el País Vasco, cuando ETA estaba plenamente activa y operativa, sembrando regueros de sangre y terror por todas partes".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información