Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albiol: “La campaña del PP contra el Estatut se vio como una agresión”

El candidato del PP apuesta por el diálogo, pero no con las fuerzas soberanistas, y habla de otros asuntos polémicos como la inmigración o la inmersión lingüística

Xavier García Albiol, durante la entrevista.

Xavier García Albiol (Badalona, 1967) es el renovado candidato del PP para las elecciones catalanas en sustitución de Alicia Sánchez Camacho. Durante los últimos cuatro años fue alcalde de Badalona y en las elecciones de mayo fue uno de los pocos candidatos locales del PP en toda España que revalidó el triunfo y aumentó en votos, pero perdió la alcaldía tras concitar su particular personalidad un pacto de izquierdas con independentistas y hasta la marca local de Podemos. Su lema es plantar cara.

Pregunta. Si gana las elecciones, ¿será el presidente de todos los catalanes? ¿También de los independentistas?

Respuesta. Como alcalde de Badalona soy capaz de gobernar para todos los vecinos, independientemente de las ideologías. Y tenemos que hacer un ejercicio de pedagogía para intentar salir de esta situación compleja. Pero está claro que con aquellos que vengan con planteamientos inasumibles y de ruptura, es muy difícil.

P. ¿Qué puede ofrecer al sector independentista de la sociedad?

R. Un proyecto que no excluya a nadie. No obligaré a nadie a renunciar a su sentimiento, pero les propondré medidas para que Cataluña pueda salir adelante.

P. ¿Qué hizo la pasada Diada durante la manifestación?

R. No lo recuerdo.

P. ¿Pero vio las imágenes? ¿Qué piensa?

R. Todas esas personas merecen mi respeto, otra cosa es que lo comparta.

Lo que vi en la consulta 9-N me dolió

P. Después de ver ese multitud, ¿todavía cree que esto es solo un proyecto de Artur Mas?

R. Los políticos han hinchado el proceso y otras personas han creado unas expectativas que han hecho que una parte de la gente crea que la independencia es la solución, pero es un sentimiento que con el paso de los meses se está deshinchando. Desde un punto de vista romántico está muy bien, pero llevado a la práctica sería una ruina para los catalanes.

P. Hace unos días que le hizo daño ver las imágenes de la consulta del 9-N y la tildó de espectáculo. Teniendo en cuenta que votaron más de dos millones de personas, ¿no cree que alguien lo puede ver como una falta de respeto?

R. Yo soy muy respetuoso con las personas que piensan diferente que yo, pero sí, lo que vi el día 9-N me dolió.

P. ¿Por qué la gente no puede votar sobre la independencia?

R. En Cataluña estamos votando cada año y medio más o menos, así que los que queremos participar en unas elecciones lo podemos hacer con normalidad. Pero que una parte pretenda decidir una cosa que nos afecta a todos no es serio.

P. Tampoco se ha planteado un referéndum a nivel estatal.

R. Es que tampoco entendemos que sea una prioridad.

Me parece excesivo el entramado de los medios de la Generalitat

P. ¿Teme que la actitud de confrontación acabe siendo contraproducente para su partido?

R. La política de enfrentamiento no acostumbra a dar buenos resultados, pero si quienes tienes en la mesa no paran de darte patadas bajo la mesa, tú te tienes que poner en alerta.

P. Visto con perspectiva, ¿el recurso contra el Estatut fue un error?

R. Más allá de que algunas acciones pudieran o o estar acertadas el recurso del Estatut no motiva ninguna reacción. La reacción se produce en 2012, cuando la Generalitat es incapaz de gestionar la crisis y decide hacer una huida hacia adelante reclamando un nuevo modelo de financiación para Cataluña en un momento en que era imposible asumirlo por una cuestión económica.

P. Olvida la gran manifestación del 2010.

R. Reconozco que hay mucha gente independentista y que la sentencia los molestó, pero la explosión del sentimiento fue motivada por la financiación y la crisis.

P. ¿Puede poner un ejemplo de alguna acción que dice que no fue acertada?

R. Como acto cargado de simbolismo, la recogida de firmas que se hizo en 2006 contra el Estatut podía tener muy buena voluntad e intención pero aquí en Cataluña no se entendió y fue entendida como una agresión. Por tanto con el tiempo se ha demostrado que esa acción fue muy poco afortunada.

P. ¿Apuesta por un modelo de financiación con un trato diferenciado a Cataluña?

Defiendo que gobierne la lista más votada, pero si ganan los soberanistas haría una excepción

R. No, mi inquietud no es un modelo que nos diferencie de otras comunidades, es lograr que las comunidades que realizan mayor esfuerzo sean compensadas. Yo apuesto por la solidaridad limitada y que la Generalitat pueda gestionar sus propios impuestos.

P. ¿Apoya la reforma Constitucional?

R. Hay que hacerlo cuando haya un clima de consenso y lealtad institucional. Pero hay que plantearlo bajo el prisma de actualizarla a la realidad de España, pero no para dar la satisfacción de los que quieren romper España.

P. ¿Por qué considera que hay que cerrar el Canal 33 y las emisoras públicas musicales?

R. Me parece excesivo el entramado de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales y que se pague con dinero público emisoras para escuchar música.

P. ¿Por el mismo criterio se tendría que cerrar La2 o Radio3?

R. No, son contextos diferentes. RTVE tiene una estructura muy austera, cosa que no pasa con los medios de la Generalitat.

P. Critica a TV3 de poco objetiva, pero los trabajadores de los medios públicos de Badalona denunciaron presiones y control políticos.

R. Son cosas diferentes porque en Badalona denunciaban una situación que se repetía con todos los gobiernos de la ciudad, sin referencia expresamente a mi persona.

No soy partidario ni de suspender la autonomía ni de enviar los tanques a Cataluña

P. También hay quién critica TVE de poco plural. ¿Los medios públicos estatales están explicando bien lo que pasa en Cataluña?

R. En las tertulias se habla de muchos temas, no se puede pretender tener fijo alguien con un posicionamiento ideológico concreto sobre un hecho que pasa en una parte del país.

P. Usted criticó que en Badalona hubo un pacto de perdedores, pero ¿no es contradictorio que plantee a los partidos constitucionalistas un acuerdo similar a nivel autonómico?

R. En condiciones normales siempre he apostado porque gobierne la lista más votada, pero estamos en esta situación excepcional, la reacción debe ser extraordinaria.

P. Mariano Rajoy aseguró no descartar utilizar todos los mecanismos a su alcance para evitar la secesión. ¿A qué se refiere?

R. Si se produjera un estado de locura de la Generalitat, el Estado de Derecho contempla mecanismos para evitarlo, pero yo no soy partidario ni de suspender la autonomía ni de enviar los tanques a Cataluña.

P. Usted es conocido por sus polémicas en materia de inmigración, pero en campaña no habla de ello. ¿Está escondiendo el tema para que no lo perjudique?

R. No, pero en Cataluña ahora el debate sobre la inmigración no es prioritario. Mis ideas son las mismas que hace seis meses, pero una cosa es la inmigración económica y otro los refugiados que huyen de una guerra.

 P. ¿Sería partidario de construir mezquitas para favorecer la integración?

Si alguien quiere una mezquita se la debe pagar de su bolsillo

R. Si alguien quiere una mezquita se la debe pagar de su bolsillo, debe ubicarse en un lugar adecuado, que no moleste y cumpliendo las ordenanzas municipales.

 P. En su programa apuesta para dar preferencia a la inmigración con una cultura cercana a la nuestra.

R. Los latinos. Se ha demostrado que hay algunas culturas que les cuesta más integrarse.

P. ¿Considera que el modelo de inmersión lingüística ha fracasado?

R. Creo que es poco apropiado por la Cataluña real. Seguramente en algunos lugares del área metropolitana hace falta un refuerzo del catalán y que en el interior hace falta refuerzo en castellano. Nosotros lo que defendemos es el trilingüismo.

P. En la polémica del 25% de castellano, muchos se preguntan por qué tiene que prevalecer el derecho de una familia por encima de 25 o 30 familias.

R. No sería lo lógico, pero este no es el debate. El modelo educativo falla porque si una familia pide más horas en castellano hay una presión social que la hace desistir. Pero el tema lingüístico no es el principal problema, es la falta de calidad de la enseñanza.

P. Habla de aumentar el gasto social, pero también de controlar el déficit y reducir impuestos. Y su partido recorre los intentos de la Generalitat para buscar nuevos ingresos. Así, ¿cómo se cuadran las cuentas?

R. Aumentando los ingresos en base a un incremento de la actividad, por ejemplo, bonificando impuestos a las empresas que se implanten en Cataluña, y reducir gasto no prioritario, como las estructuras de Estado, las embajadas o la supresión de organismos públicos no necesarios.

Reformaría la Constitución cuando haya clima de lealtad

P. ¿Como el Consejo Audiovisual de Cataluña y el Memorial Democrático, según consta en su programa? ¿Por qué?

R. Sobre el CAC creo no necesitamos ningún organismo que vele, ya no por la pluralidad de los medios públicos, sino porque últimamente quiere influir en los privados, cosa que es un atentado a la libertad. Tampoco creo que el Memorial sea una prioridad para el conjunto de los catalanes.

P. En una campaña tan polarizada, ¿sería un fracaso para el PP no superar los 19 diputados actuales?

R. Hace dos meses estábamos en una situación muy complicada, pero ahora estamos remontando y esperamos convirtiéndonos en un referente para los no independentistas. No hablo de cifras, pero repetir resultados en un panorama tan fragmentado es difícil.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información