Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

18 firmas afectadas por la moratoria hotelera demandarán al Consistorio

Los promotores reclamarán indemnizaciones por los retrasos en las licencias

Vista de Barcelona, con la torre Agbar a la derecha.
Vista de Barcelona, con la torre Agbar a la derecha.

Al menos 18 de las empresas que presentaron hasta 41 proyectos hoteleros afectados por la suspensión de licencias turísticas, aprobada por el Gobierno de Ada Colau, preparan demandas contra el Ayuntamiento de Barcelona. Lo avanzó ayer la presidenta del grupo municipal de C’S, Carina Mejías, en la comisión de Economía y Urbanismo, que fue forzada por su partido y el PSC. Los promotores reclamarán indemnizaciones por los retrasos en las licencias y porque consideran que la denegación de los permisos es improcedente.

Los grupos municipales de PSC y Ciutadans forzaron ayer una comisión extraordinaria conjunta de las áreas de Economía y Urbanismo para levantar parcialmente la suspensión de licencias de alojamientos turísticos. La convocatoria perseguía suavizar el veto a los nuevos hoteles y proponía levantar parcialmente la suspensión en las zonas menos afectadas por el turismo, como en Sant Martí, Sarrià, Sant Andreu o Nou Barris. La oposición, a excepción del grupo municipal de la CUP, votó a favor de la propuesta. Los dos grupos municipales exigieron también al equipo de Colau la redacción de estudios jurídicos que analicen posibles indemnizaciones por daños y perjuicios a inversores afectados por la moratoria, y que el Gobierno municipal explique si ha creado una reserva presupuestaria para asumirlas en el caso de que se deban cubrir.

La cuarta teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, defendió la medida del Gobierno y quiso incidir en el carácter temporal de la moratoria. “La intención es poner orden después de cuatro años de barra libre y desregulación”, explicó Sanz. Hace dos meses que Ada Colau aprobó la moratoria hotelera, prevista para un año y prorrogable a dos, como paso previo a la elaboración de un plan especial de regulación de alojamientos turísticos (hoteles, apartoteles, apartamentos turísticos, pensiones, hostales, viviendas de uso turístico, residencias de estudiantes y albergues juveniles). Con esta medida, Colau extiende a todos los tipos de alojamientos la moratoria que el anterior Gobierno municipal, en manos de Xavier Trias, fijó sobre los apartamentos. La decisión del Ayuntamiento de Barcelona afectará a una treintena de proyectos hoteleros que ya han entrado la solicitud de licencia, como el establecimiento previsto en la antigua fábrica Henkel, o al hotel que el empresario dueño de Inditex, Amancio Ortega, quería abrir en el antiguo Banesto, en una esquina de la plaza de Catalunya. También se verá perjudicado el proyecto de establecimiento de lujo del inmueble de Deutsche Bank, en la esquina con Diagonal. No quedan afectados porque la tenían concedida los hoteles del Rec Comtal, Soho House en Duc de Medinacelli o Agrupació Mútua en la Gran Via.

Los promotores afectados que preparan las demandas contra el Ayuntamiento por la vía contenciosa-administrativa critican el “vacío legal” y la “contradicción” de la medida y denuncian que parte de las licencias suspendidas llevaban esperando hasta nueve meses para ser aprobadas, una demora que atribuyen al Consistorio. Desde el Ayuntamiento, fuentes municipales afirman que no se ha recibido ningún notificación hasta el momento.