Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas elude en campaña el veto de la UE a la secesión

El presidente catalán admite el riesgo de quedarse fuera de Europa en caso de independencia

Artur Mas y Ana Pastor, antes de empezar la entrevista
Artur Mas en el acto Empresaris pel Sí, en Barcelona. EFE

El independentismo está dedicando sus esfuerzos en la campaña a minimizar e incluso a eludir los riesgos que puede comportar la secesión para los catalanes. Pese a que Artur Mas dio por hecha la exclusión de la Unión Europea de una Cataluña independiente su candidatura, Junts pel Sí, optó ayer por otro discurso. Se trata de admitir algunos “riesgos” sin especificarlos, pero inciden en otro aspecto: el principal riesgo para Cataluña es quedarse como está.

El riesgo de exclusión de la Unión Europea es uno de los que más teme el independentismo, quizás porque los sondeos indican que el apoyo a la secesión cae en picado si eso implica la expulsión. Así que cuando un dirigente comunitario —el último fue David Cameron— advierte de la expulsión, Artur Mas y el resto de candidatos de Junts pel Sí hacen oídos sordos. El presidente de la Generalitat admitió el domingo, en una entrevista en La Sexta, que uno de los riesgos de la independencia es quedarse fuera de la UE; “Para que Cataluña sea un nuevo Estado de la UE los países tendrán que ratificarlo. El Estado español nunca lo hará, y si eso pasa tendremos un problema”, reconoció Mas, que añadió que hay más Estados europeos que pueden “poner en dificultades” a la inclusión de un Estado catalán.

El que más claro lo dejó fue el presidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sánchez, que afirmó que “indudablemente” Cataluña estaría “transitoriamente” fuera de la Europa comunitaria. Pero su aviso duró pocas horas y acabó por rectificar a través de Twitter. En su entrevista, Mas también apuntó a un segundo riesgo: problemas en el comercio bilateral entre España y Cataluña, aunque consideró que la voluntad de ambas partes de no perder dinero se impondría en caso de independencia.

 

Minimizar el boicoteo

 

Pero la admisión de los riesgos se queda en esto, como se vio ayer en el acto que Mas y el catedrático de Economía y número siete de Junts pel Sí, Oriol Amat, protagonizaron ante decenas de empresarios. Amat prometió una intervención para hablar de los riesgos y beneficios de la nueva situación política. Los riesgos, sin embargo, quedaron reducidos a un único mensaje: el principal riesgo es no hacer nada. Según Amat, fuera del proyecto independentista no hay futuro para Cataluña. Y lo ejemplificó con una infraestructura largamente reivindicada tanto en Cataluña como en todo el Levante: “No se va a construir el corredor mediterráneo ferroviario”, aseguró. “Y hay empresas que ya han dicho que se marcharán sin esta infraestructura”.

Amat prosiguió para alejar el fantasma de un eventual boicoteo de los productos catalanes. Para ello citó un estudio que esgrime que las ventas de Cataluña al resto de España son del 19% y, en caso de boicot, si los empresarios catalanes no tomaran medidas, éste afectaría a un 1,5% de este volumen de ventas. Mas le dio la razón en su intervención posterior y añadió que el reto de la independencia es demasiado grande como para andar dudando. “El 27 nos la jugamos, y si no sale bien nos pasarán por encima sin contemplaciones”.

 

Más información