Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajadores industriales protestan contra los recortes en el sector

Centenares de empleados se han visto afectados este verano por deslocalizaciones

Trabajadores de Inovyn, ayer manifestándose ante la Delegación del Gobierno.
Trabajadores de Inovyn, ayer manifestándose ante la Delegación del Gobierno.

Más de 500 trabajadores del sector industrial catalán se concentraron este miércoles por la tarde frente a la sede de la patronal Fomento del Trabajo para protestar contra las reducciones de plantilla y de salarios anunciadas por varias fábricas este verano. Al grito de “Sin industria no hay país”, los manifestantes bloquearon Via Laietana durante media hora para leer un manifiesto en el que pidieron a los empresarios que “dejen de aprovechar la reforma laboral” para recortar derechos laborales.

La protesta fue convocada por los sindicatos CC OO y UGT. Entre los asistentes estaban los empleados de varias multinacionales extranjeras. Como Valeo, el fabricante de componentes de coches francés que anunció a finales de julio su intención de trasladar a Zaragoza la planta de Martorelles y a 214 de sus 257 trabajadores.

El personal de Inovyn repitió manifestación, ya que el día anterior se había concentrado a las puertas de la Delegación del Gobierno en Barcelona. Sus 500 empleados temen que la dirección de la química decida cerrar su centro en Martorell. La firma informó la semana pasada que se encuentra “revisando los planes de futuro” de su fábrica de Martorell a raíz de una sanción del Ministerio de Industria que le hará perder unas ayudas públicas de 50 millones de euros en los próximos dos años.

Los trabajadores de U-Shin, que produce sistemas de seguridad para automóviles, también acudieron a la protesta. La empresa, que da empleo a 65 personas, solicitó el pasado mes de agosto un descuelgue del convenio colectivo para recortar los salarios de la fábrica en Abrera en un 25%. La plantilla del fabricante de cinta de persianas Schlegel, compuesta por 80 empleados, también se manifestó en contra del cierre de la planta en Terrassa.