Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts pel Sí y la CUP chocan por la hoja de ruta independentista

El primer debate del 27-S escenifica las diferencias dentro de los dos bloques

Debate electoral Catalunya
Los siete candidatos, en un momento del debate.

El primer debate electoral sobre Cataluña, organizado este martes por la Cadena SER, ha visualizado las dificultades dentro del bloque independentista para alcanzar una hoja de ruta conjunta en caso de que consigan la mayoría absoluta así como las diferencias que existen dentro del bloque constitucionalista. El representante de Junts pel Sí, Germà Bel, ha vuelto a abogar por la independencia pero intentando antes la negociación con el Gobierno, a lo que la CUP ha respondido con una llamada a “romper con la legalidad española”.

El debate ha reunido a todos los candidatos a la presidencia de la Generalitat salvo al de Junts pel Sí, Artur Mas. Esa candidatura ha estado representada por el cabeza de lista de Tarragona, Germà Bel. El resto de partidos sí han enviado al debate a sus respectivos candidatos a la presidencia del Gobierno autónomo: Miquel Iceta por el PSC, Xavier García Albiol por el PP, Lluís Rabell por Catalunya Sí que es Pot, Inés Arrimadas por Ciudadanos, Ramon Espadaler por Unió Democràtica y Antonio Baños en representación de la CUP.

A menos de tres semanas para las elecciones los sondeos apuntan a una victoria de Junts pel Sí sin mayoría absoluta, lo que le obligaría a pactar con la CUP si quiere intentar desplegar su plan independentista. La CUP, sin embargo, que se declara “anticapitalista”, pretende declarar la independencia unilateral sin ni siquiera esperar los 18 meses que propone Junts pel Sí. “No he oído a Germà Bel la palabra ruptura”, ha advertido el candidato de la CUP, Antonio Baños. “¿De verdad romperemos con la legalidad española? Porque nuestro lema es por la ruptura. No para romper las leyes, sino [para] trascender y crear una nueva legalidad”.

Bel, en cambio, ha hablado del proceso de independencia como “una secuencia” al final de la cual y “previas negociaciones” se aprobaría una “ley de transitoriedad” para dar cierta seguridad jurídica a ciudadanos y empresas.

Pugna constitucionalista

Más allá de las discusiones dentro del bloque independentista también se han advertido grandes diferencias entre los principales partidos de ámbito nacional. García Albiol se ha presentado como el único garante de la unidad de España en Cataluña y ha acusado al PSC de no tener un discurso claro. “Quiero saber qué PSC se presenta, si el que quiere que Cataluña sea una nación o el que no”, ha dicho. Le ha respondido Miquel Iceta con ironía: “Se presenta el PSC de siempre”, ha dicho remarcando su apuesta por una reforma constitucional. La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha llamado a “acabar con el debate independentista” sacando del Gobierno catalán a Artur Mas.

Desde la candidatura de confluencia de la izquierda, Lluís Rabell, ha intentado llevar el debate hacia las consecuencias de los recortes presupuestarios y ha recordado que en todo momento Convergència y el PP sí se pusieron de acuerdo en asuntos como la reforma laboral.

Más información