Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau clama “¡vergüenza!” ante las excusas para no acoger refugiados

Los ediles de las ocho ciudades de “del cambio” se solidarizan con los damnificados

Ada Colau, ayer en un momento de la reunión con los alcaldes.
Ada Colau, ayer en un momento de la reunión con los alcaldes.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, reprochó a los países europeos “que no estén a la altura y que pongan excusas” para acoger refugiados. Reiteró su idea de coordinar una “red de ciudades que den pan, techo y dignidad a las miles de familias que huyen de la guerra” y leyó correos que el Ayuntamiento de Barcelona ha recibido de vecinos que quieren ayudar. Como Ana, dijo, que ofrece acoger a “una o dos personas”. “Si Ana puede colaborar, cómo no lo va poder hacer el “Estado español, ¡vergüenza!”, exclamó

 Estas manifestaciones las realizó Colau durante el encuentro ayer en Barcelona con ocho alcaldes de candidaturas ciudadanas en un acto abierto al público. Con Colau como anfitriona, los regidores de Madrid, Santiago de Compostela, Zaragoza, Pamplona, Cádiz, A Coruña y Badalona celebraron con eufóricos discursos “la revolución democrática” y “el cambio” que defienden y que protagonizan tras “haber hecho posible lo imposible”.

El acto, convocado hace semanas con el lema Ciudades por el bien común, forma parte de un encuentro —que termina hoy— entre los ocho alcaldes para abordar su gestión en los primeros meses de mandato. Con todo, la crisis de los refugiados copó gran parte de la presentación: los alcaldes reafirmaron su compromiso de acoger a víctimas de esta crisis, como ya indicaron en los días previos.

Los ediles aplaudieron la iniciativa de Colau de que las ciudades abanderen la acogida de refugiados. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pidió que las ciudades cuelguen banderas declarándose “de acogida” y “demuestren que el poder político es un poder de cuidado, de ayuda”. La de Badalona, Dolors Sabaté, dijo que la crisis del Mediterráneo “es la cara más cruda de la quiebra del sistema político y económico”. Su homólogo de Zaragoza, Pedro Santisteve, abogó por “la defensa de la dignidad del ser humano sea de donde sea”.