Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los lugares de... Rebeca Kamlichi

Con los galgos a bordo

Acompañada de sus perros, la artista recorre la ciudad en busca de zapatillas deportivas, pinturas y un zumo de remolacha

Rebeca Khamlichi Ampliar foto
La artista Rebeca Kamlichi en su estudio en Madrid.

1. Zumería Frutal. Me gusta desayunar aquí: hacen unos zumos increíbles de frutas y verduras y el trato es exquisito. Además, puedes entrar con perro, cosa importante porque voy a todas partes con mis dos galgos, Pena y Antonio. Recomiendo el zumo de remolacha, naranja y limón, o el de plátano, espinaca y naranja (Gravina, 3).

2. Storm shop. Estoy en modo superfriki con las zapatillas: no las veo como calzado sino como objetos de deseo. Así que en vez de dibujar bodegones o naturalezas muertas, dibujo zapatillas. Cada tribu urbana y generación tiene sus zapatillas y en Storm encuentras de todo. También hacen charlas y eventos sobre este mundillo (Manuela Malasaña, 23).

Dibujos de la mar salada

Rebeca Khamlichi (Madrid, 1987) viene de familia de artistas y es autora de una colorida obra, pintura y dibujo, que mezcla pop, cartoon o iconografía religiosa. Acaba de ilustrar el libro infantil La ballena azul (Legua Editorial) del periodista Nico Abad.

3. Mi taller. Paso aquí más horas que en cualquier otro sitio. Aunque vivo en Lavapiés el taller está por Chueca, así no me vuelvo a casa cuando me da la pereza. Aquí no se puede hacer ninguna otra cosa que no sea trabajar, lo cual está muy bien. Y viene mucha gente a visitarme.

4. Museo de Artes Decorativas. Es un gran desconocido de Madrid y es una maravilla. Tienen una colección de vajillas y porcelanas impresionante. Me encanta el costumbrismo y eso contribuye a que este lugar me flipe (Montalbán, 12). 

5. Veneno Tattoo. Aquí trabaja un tatuador mexicano, El Chanok, que es mi preferido. El resto de los tatuadores del estudio también son muy buenos. Cada vez que tengo una idea me escapo a que me la hagan. Tengo tatuadas gitanas, coplas, a mis perros y una versión rara de mi novio, en plan marinero y sin sus barbas vikingas, para que no parezca un Cristo (Loreto y chicote, 9).

6. Panta Rhei. Cada vez que me bloqueo voy a ver las novedades de esta librería. Están especializados en libros ilustrados y hay material interesante dedicado a la foto, los viajes, infantiles… siempre encuentras algo curioso, es imposible entrar y no llevarte nada (Hernán Cortés, 7).

7. La terraza de mi casa. Mi terraza, en Lavapiés, tiene forma de barco. A lo lejos se ven las antenas, que parecen los palos de los veleros. En verano, cuando llegamos a casa, salimos ahí a tomar algo, vienen el gato y los perros y, aunque el espacio es inmenso, acabábamos todos en un metro cuadrado.

8. Saporem. Es un restaurante que está en el hostel moderno, Room007. Comes bien, a buen precio y no son cantidades de abuela zamorana. El sitio es precioso y también la comida: apetece hacerle fotos. Tienen ensaladas superextrañas y me encanta el matrimonio: un postre consistente en sandía y melón (Hortaleza, 74).

9. La Fiambrera. Esta librería vende objetos de diseño muy curiosas y además es galería de arte con propuestas de artistas españoles e internacionales interesantes. Todo es bastante coherente y está bien cuidado. Nada rechina. Además se puede ir a desayunar, tomar algo o el brunch de los fines de semana (Pez, 7).

10. Jeco Bellas Artes. Es una gigantesca tienda familiar de artículos para las bellas artes en la que encuentro de todo. Llevan toda la vida y saben mucho. Tienen otras tiendas en Hortaleza donde hacen bastidores o sprays para arte urbano. Y, claro, se puede entrar con los perros (Pelayo, 38).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram