Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau estudiará si mantiene la zona comercial de la Sagrera

La reunión entre la alcaldesa y la ministra de Fomento no abordó si el proyecto modificará los 22.000 metros destinados a comercios

En el encuentro mantenido el pasado lunes en Madrid entre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, no se trató si el proyecto de construcción de la estación de la Sagrera incluirá los 22.000 metros destinados a superficie comercial, tal y como pactaron los gobiernos de CiU y PP en la pasada legislatura. La alcaldesa de Barcelona no se fue con las manos vacías y consiguió el compromiso de Fomento para recuperar el ritmo de las obras-prácticamente paralizadas en los últimos meses- del que debía ser el mayor edificio de Barcelona, segunda parada del AVE en la capital catalana y eje de una macrooperación urbanística de 164 hectáreas.

El Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Barcelona alcanzaron un acuerdo en 2013 para abaratar el proyecto. El resultado fue una estación más pequeña, que costará en torno a los 650 millones de euros y que ya no se financiará a través de las plusvalías generadas por la promoción de oficinas y casi 2.000 viviendas, como se preveía inicialmente. El Ayuntamiento piensa en sufragar la inversión con la concesión de un centro comercial de nuevo cuño de 22.000 metros cuadrados, superficie que se añadirá a los casi 6.000 metros cuadrados de tiendas que tendrá la propia estación.

La idea no gustó al pequeño comercio del distrito. Sant Andreu es uno de los barrios de Barcelona donde hay más locales cerrados (uno de cada cinco). Tampoco pareció convencer a BComú. El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, explicaba hace unos meses que una vez hayan conseguido constituir el gobierno municipal y tengan acceso a la documentación, estudiarán el margen de maniobra que hay para frenarlo. El gobierno de Colau no compartía la idea de financiar el proyecto a través de superficies comerciales. Con todo, refieren que para ellos la instalación ferroviaria es una de las grandes prioridades.

Desde la oposición, el líder de los socialistas catalanes en el ayuntamiento, Jaume Collboni, solicitó ayer al consistorio que aclare si mantendrá los 22.000 metros cuadrado de superficie comercial. Fuentes municipales aseguran que están estudiando el caso pero que todavía no han llegado a una conclusión firme al respecto.