Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento retrasa el cierre de Ópera al tráfico

El área de prioridad residencial de Ópera continúa en pruebas. El Ayuntamiento tenía previsto hacerla obligatoria o anularla el 1 de septiembre, pero “sigue en estudio"

El área de prioridad residencial (APR) de Ópera, la limitación de acceso a los vehículos privados, continúa en pruebas. Aunque el Ayuntamiento tenía previsto hacerla obligatoria o anularla el 1 de septiembre, tras testar durante un mes el comportamiento de los vehículos, en la APR sigue sin multarse. “Agosto no es un mes normal, por lo que seguimos observando y estudiando las necesidades”, explican desde el área de Medio Ambiente y Movilidad.

La APR de Ópera sigue vigente. La limitación al tráfico de estas 50 hectáreas se activó el pasado 1 de agosto en fase de pruebas. Es decir, sin multas. Ese periodo iba a durar un mes, pero el tiempo ha pasado y el Ayuntamiento no ha tomado aún una decisión sobre la polémica área de prioridad residencial. “Se está observando el comportamiento de los vehículos; tomando datos de afluencia y estudiando las necesidades de la zona”, cuentan desde el área de Medio Ambiente y Movilidad. “Hasta nuevo aviso, continuamos en pruebas”, agregan.

En los accesos a la zona de Ópera hay carteles instalados que avisan de que es una zona con acceso restringido. Y así se define en los planes del Consistorio. Como en las otras tres zonas de este tipo que ya funcionan en la capital (Cortes, Letras y Embajadores), en estas áreas solo pueden cruzar a motor los vecinos, los visitantes que estos acrediten (hasta una decena al mes), los coches eléctricos, los taxis, las motos (de 8.00 a 22.00) y las visitas para realizar carga y descarga (de 8.00 a 13.00 los vehículos diesel y gasolina y de 8.00 a 18.00 híbridos o eléctricos, entre otros) . El resto de los conductores que quieran acceder sobre ruedas motorizadas a algunos de estos barrios son multados. A todos menos al de Ópera.

Objetivo: blindar el centro a los coches

  • En 2004, el entonces alcalde, Ruíz-Gallardón lanzó la APR de Cortes, la primera de la capital.
  • Unos meses después, se restringió el acceso al barrio de las Letras. Ana Botella quiso aprobar la APR de Ópera en enero de 2015. Ante la oposición de conductores de mercancías y de algunos comerciantes, se aplazó la decisión.
  • El 1 de agosto, el equipo de Carmena (AM) aprobó la restricción al tráfico en Ópera en periodo de pruebas y durante un mes. Así sigue.

“Continuamos sin multas... De momento”, cuentan desde el Ayuntamiento. “Hemos estado observando los movimientos de vehículos en la zona y, aunque hemos sacado varias conclusiones, queremos seguir estudiándolos un poco más”, agregan. La base de esta decisión radica en que agosto es un mes en el que el tráfico capitalino cambia radicalmente debido al éxodo estival.

Fue la anterior corporación, con Ana Botella (PP) al frente, la que diseñó la APR. Su idea era ponerla en marcha el pasado 1 de enero, pero las quejas de los transportistas amilanaron a la entonces alcaldesa. Estos profesionales reclamaban más tiempo para el reparto argumentando que con la nueva zona prácticamente la mitad del distrito Centro estaría vetado a partir de las 13.00. Botella dio marcha atrás y dejó pendiente la aprobación de las restricciones.
Tras una campaña donde las áreas de prioridad residencial tuvieron su repercusión —la candidata del PP, Esperanza Aguirre se mostró contraria a ellas, las definió como “bolcheviques” y dijo que si llegaba a la alcaldía revisaría todas ellas—, Manuela Carmena presentó, al poco de ser nombrada alcaldesa, su plan para oficializar la APR de Ópera.

La primera que se puso en marcha fue la de Cortes, en 2004, cuando Alberto Ruiz-Gallardón la implantó de manera experimental. Al poco, llegó la de Letras y en 2006, la de Embajadores. El plan pretendía blindar el acceso de vehículos al centro creando otras tres: Justicia, Universidad y Sol. No pudo cumplir con su cometido al ser nombrado ministro de Justicia y dejar la Alcaldía en manos de Botella. Carmena, siguiendo el plan de sacar los coches del centro, la ha puesto en marcha. Ahora la APR de Ópera es real, pero sin castigo para quien no la respete.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram