Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos retiran de las fiestas de Gràcia un decorado “irrespetuoso”

Se trataba de una pieza de cartón que vincula a los antidisturbios con la palabra “matón”

La policía autonómica catalana ha retirado este lunes uno de los ornamentos que adornaban la plaza John Lennon del barcelonés barrio de Gracia. Se trataba de una pieza de cartón que vincula a los antidisturbios con la palabra “matón”, un asunto que los Mossos d'Esquadra consideran “una verdadera falta de respeto a la institución”.

Esta plaza es uno de los escenarios de la fiesta alternativa —autodenominada Fiestas Libertarias—, que ha acabado este martes y que discurre paralelamente a la que organiza la Fundación Fiesta Mayor de Gràcia. En estos festejos, además de conciertos y charlas, también se decoran diferentes espacios del barrio, usualmente con motivos reivindicativos, como por ejemplo, en apoyo a los trabajadores de Movistar. Participan espacios como la calle de d’Abdó Terradas o la plaza del Raspall.

Entre la decoración adornaba la plaza de John Lennon había un cartón en el que está dibujado un agente de los antidisturbios de la policía autonómica. La imagen del supuesto mosso también estaba provista de un escudo con manchas rojas que pretendían representar sangre. La pieza decorativa permitía a los asistentes colocarse detrás de ella para retratarse como si se tratase de un agente. La imagen la coronaba la frase: “Foto-Matón”.

Sin multas

Un portavoz de los Mossos ha confirmado la retirada del objeto, si bien ha asegurado que no se emprenderá ninguna acción legal contra los autores del cartel o no se impondrá ninguna multa ya que considera que no se ha cometido ningún tipo de delito o falta.

La retirada del cartel ha generado malestar entre los organizadores de las fiestas alternativas. La CUP de Barcelona ha denunciado en su cuenta de Twitter “la confiscación” por parte de los Mossos de parte del decorado. El año pasado, el mismo espacio expuso un fotomatón similar, en el que se veía a un par de turistas que se tomaban una foto con el templo de la Sagrada Familia en llamas, una crítica a varios selfies realizados durante disturbios en la ciudad, en los que se veían contenedores ardiendo.