Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A los carabancheleros les fallan los servicios sociales

La zona más poblada de la capital sufre grandes necesidades de asistencia y necesita más polideportivos

Esther Gómez habla con los técnicos del edificio derrumbado.
Esther Gómez habla con los técnicos del edificio derrumbado.

Esther Gómez Morante ha hecho un máster acelerado en emergencias y en realojo de personas. Esta concejal, responsable de la Junta Municipal de Carabanchel, de 42 años y con una larga trayectoria en el movimiento vecinal y asociativo, ha visto cómo se derrumbaba un edificio en la calle de la Duquesa de Tamames al poco de llegar al cargo. El distrito que dirige es el más poblado de la capital, con 242.780 vecinos y un índice de inmigración del 17,1%.

En el derrumbe del edificio es en lo que está empleando más tiempo la concejal, militante de IU hasta el pasado mes de enero. Nada más empezar la jornada, se dirige en su coche al solar y comienza a hablar con los responsables del desescombro y de asegurar el edificio colindante. Los vecinos se arriman a ella y le piden consejo sobre lo que tienen que hacer y adónde tienen que dirigirse. “Han sido días muy duros para ver qué soluciones damos a los afectados. He estado en primera fila para enterarme de todo lo que ocurría y poder trasladarlo a los vecinos”, resume Gómez Morante.

La discutida herencia de la cárcel

La cárcel de Carabanchel fue derruida en octubre de 2008 y dejó al descubierto un enorme solar de 172.000 metros cuadrados cuyo destino resulta ahora mismo incierto. Los terrenos son de titularidad pública y los vecinos han pedido que se construyan una residencia de mayores y un hospital público de referencia.

Según la concejal de distrito, la solución no parece fácil porque en el último pleno de la etapa de la alcaldesa Ana Botella el Ayuntamiento cedió parte de esta enorme parcela al Ministerio del Interior. “La salida no solo nos compete por nuestra parte, sino que están implicadas varias Administraciones”, añade la edil.

Lo primero consistió en darles un alojamiento, en que pudieran recuperar parte de los objetos personales de entre los escombros y en facilitarles una ayuda para los primeros gastos. La renovación de documentación como el carné de identidad o la tarjeta sanitaria también tuvo que resolverse pronto. La semana pasada se reunió con asociaciones del barrio, que le plantearon hacer una carrera popular o promover una recogida de ropa y enseres que necesiten las familias, además de conseguir los libros para cuando los niños vuelvan a la escuela. Entre los afectados por el derrumbe hay 16 menores.

A los carabancheleros les fallan
los servicios sociales

Mientras conduce, la concejal repasa los principales problemas del distrito: “Al ser tanta población, hemos detectado muchas carencias en servicios sociales y a personas que estaban en situación de mucha necesidad”. Relata puntos como la ayuda a domicilio, asistencia a mayores y el cuidado de la infancia. “He estado hablando con los técnicos municipales, que forman un equipo extraordinario. Están contentos de que, por lo menos, se tenga en cuenta su opinión y se les pida consejo sobre qué hacer. Hasta ahora se les ha ignorado en muchos aspectos”, afirma la edil. “Faltan recursos económicos y humanos para afrontar tanta carencia a nivel social sobre una población tan castigada por la crisis económica”, añade la concejal de Carabanchel.

Otro problema que, según Gómez Morante, “puede parecer recurrente” es el de la limpieza del distrito, en especial en algunas zonas, como la colonia Hogar de la Flor. “Algunas áreas han sufrido un abandono total y hemos tenido que emplearnos a fondo con un plan de choque para poder adecentar la zona”, añade. A partir de septiembre habrá un plan integral por parte de la Concejalía de Medio Ambiente para limpiar toda la ciudad.

Durante estas primeras semanas, se ha estado reuniendo con todas las asociaciones y colectivos del distrito para estudiar las necesidades y las propuestas vecinales. Trabaja entre 10 y 12 horas al día, que reparte con el distrito de Latina, del que también es la concejal presidenta.

Carabanchel tiene cinco centros culturales, de los que dos son gestionados directamente por el Ayuntamiento y los otros tres, por empresas concesionarias. Su intención es que durante el mandato se revierta esta circunstancia y estos tres se recuperen para el Consistorio. “Queremos mayor participación de los vecinos, tanto en la gestión como en las propuestas. Es un distrito muy grande y con mucha población y debe haber mayor presencia de sus habitantes”, destaca Gómez Morante.

Un punto en el que falla es, según la edil, en la baja participación de los jóvenes en los programas culturales y de ocio del distrito. Sus gustos y sus experiencias están desaprovechados. “Queremos buscar un equilibrio, que iremos conjugando según las necesidades para avanzar en la demanda cultural del distrito”, concluye.

Otra carencia de Carabanchel son las instalaciones deportivas. Tiene tres polideportivos grandes, pero adolece de ellos en puntos como en el barrio de Comillas. “Algunos de los existentes también están bastante deteriorados y necesitan mejoras”, añade la edil. El distrito también tiene otra gran carencia: solo tres centros de salud. “También queremos ver qué hacemos con la parcela de la finca de Vista Alegre, que ahora está cerrada al público”. Pertenece a varias Administraciones y el principal problema es saber cómo se pue

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram