Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incomprendido Filónov

El Museo Ruso de Málaga acoge la primera exposición individual del pintor en España

Tres personas miran uno de los cuadros expuestos de Filónov, en Málaga. Ampliar foto
Tres personas miran uno de los cuadros expuestos de Filónov, en Málaga.

Es considerado el gran incomprendido de las vanguardias rusas. Incluso, hasta hace poco, era todo un desconocido. Pero, es tiempo de hacer justicia. El Museo Ruso de Málaga acoge la primera exposición individual en España del pintor y poeta Pável Filónov (1883-1941). La muestra Testigo de lo invisible acoge 66 obras entre dibujos, acuarelas, pinturas y objetos. Comisariada por Yevguenia Petrova y Joseph Kiblitsky, podrá visitarse hasta enero de 2016.

La obra de Filónov es una creación oculta, marcada por la incomprensión y el desdén, una visión que comenzó a cambiar con la exposición colectiva París-Moscú, que se celebró en 1980 en el Centre Pompidou de París. Su estilo es muy detallado, partiendo de pinceladas precisas, y una composición mediante fragmentos hasta completar el cuadro. “El nombre de Pável Filónov era un enigma hasta hace muy poco no solo en Occidente, sino también en Rusia”, ha asegurado Petrova durante la inauguración de la muestra. Este desconocimiento se debe en gran parte a la prohibición terminante sobre su obra impuesta por las autoridades comunistas, que se prolongó durante casi cinco décadas. También contribuyó el hecho de que jamás salió de Rusia y que se resistió a vender sus cuadros a compradores extranjeros.

Sus composiciones poseen un carácter enigmático, y más en concreto sus títulos. Aún hoy muchos historiadores no saben a ciencia cierta qué significado tienen. Esto sucede con obras como Tres comensales o El banquete de los reyes. También es destacable su compromiso con la realidad de su tiempo, que dejó plasmado en sus obras. Filónov se consideraba comunista, pero en su vertiente más romántica e idealista. Estaba en contra de la guerra, aunque no se opuso a la Revolución de 1917, pues creía que conllevaría a un mundo más igualitario.

'Udarniki', de Filónov. ampliar foto
'Udarniki', de Filónov.

Testigo de lo invisible constituye un acercamiento a un artista peculiar, que fue maestro del vanguardismo ruso, pero no tan conocido como Chagall, Kandinsky o Malévich. Un pintor apegado a la naturaleza y al folclore, que detestaba las ciudades. La exposición abarca todas sus épocas y facetas: revelando su maestría al dibujo, su compleja capacidad expresiva, los escasos encargos que aceptó —sus únicos acercamientos al arte más oficial— y su creación personal, aquella que cumplía su propios preceptos de un arte analítico —su aportación más destacada como teórico del arte—. Entre las piezas expuestas, se incluyen varios objetos, como la bufanda que tenía previsto regalar a su esposa, Yekaterina Aleksándrovna Serebriakova.

Ya en sus primeras obras, que datan de la década de 1910, puede observarse que tiene una teoría diferente a la de otros artistas. Filónov rechaza la influencia de las ciudades, a las que considera molestas para el ser humano, y se decanta por el campo y la naturaleza. Muestra de ello son sus cuadros que representan escenas de la vida campesina, que beben directamente del folclore ruso.

Filónov murió en 1941 por inanición, marginado y olvidado, durante el sitio de Leningrado. El pintor nunca vendió sus cuadros al considerar que debían ser patrimonio del pueblo y su voluntad fue donarlos al Museo del Arte Analítico con el fin de "hacer una exposición de sus obras por la Unión y en el extranjero", según dejó escrito. Fue su hermana Yevdokía Glébova quien, finalmente, entregó en 1977 al Museo Ruso casi toda la producción de Filónov, compuesta por alrededor de 400 obras. 

Alrededor de la muestra, según una nota de prensa del museo, se celebrarán diversas actividades complementarias, como conferencias y proyecciones cinematográficas. El jueves 10 de septiembre, Rosa Ferré, directora de exposiciones del CCCB y gran experta en las vanguardias rusas, dirigirá una visita guiada a la exposición, seguida de una conferencia. El viernes 25 de septiembre, el escritor Ismael Belda hablará de la relación entre Pável Filónov y William Blake, como artistas volcados al mundo del espíritu y lo invisible. Dos proyecciones estarán relacionadas biográfica y artísticamente con Filónov: Leningrado, de Alexander Buravskiy, el domingo 13 de septiembre; y El hombre de la cámara, de Dziga Vértov, el 27 de septiembre..