Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau afirma que estará en la Diada “de alguna manera” sin aclarar cómo

La alcaldesa de Barcelona defiende el derecho a decidir y que esto "no debería ser un problema" frente a un Estado con "una salud democrática deteriorada"

Encuentro entre Artur Mas y Ada Colau. ATLAS/ ALBERT GARCIA

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, participará “de alguna forma” en la manifestación independentista de la Diada del 11 de septiembre, aunque este jueves no aclaró de qué forma. “Como alcaldesa me corresponde recibir a las entidades organizadoras de la manifestación pero tenemos que acabar de ver cuál es mi participación”, aseguró Colau a la salida de su primera reunión con Artur Mas. Fuentes de la alcaldía explicaron que Colau podría saludar a la cabecera de la marcha, recorrer un tramo o participar con su familia. La manifestación coincidirá con el inicio de la campaña electoral del 27-S.

La forma definitiva sobre la participación de Colau en la manifestación del 11 de septiembre que pretende inundar la avenida Meridiana de Barcelona la decidirán la alcadesa con las entidades organizadoras: la ANC y Òmnium Cultural, dijeron ayer fuentes de la alcaldía.

Esas entidades han impulsado y apoyan la candidatura independentista Junts pel Sí, de la que forman parte Artur Mas y Oriol Junqueras. Por ese motivo, después de que se conociera la configuración de la lista, Colau se desmarcó de la marcha y dijo que no acudiría si derivaba en un acto electoral. Es la cuarta convocatoria consecutiva que realiza el independentismo por la Diada en lo que pretende ser una nueva demostración de fuerza en la calle que este año coincidirá con el inicio de la campaña electoral del 27-S.

Además de pronunciarse sobre su participación en la Diada, Colau expresó ayer a Mas la “absoluta lealtad institucional” del Ayuntamiento con la Generalitat y su compromiso con la celebración de una consulta sobre el futuro político de Cataluña. La alcaldesa, que votó ‘sí-sí’, en la consulta del 9-N, mantiene, sin embargo, planteamientos políticos muy alejados a los del presidente catalán, pero ayer coincidió con él en denunciar “el bloqueo del Gobierno que impide derechos fundamentales, como el derecho a decidir”.

Mas-Colell avisa de que no puede recortar 1.500 millones más

El consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Colell advirtió al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de que el objetivo de déficit del 0,3% fijado para las comunidades en 2016 supondrá, en el caso de Cataluña un recorte de 1.500 millones de euros. El consejero fue ayer algo más conciliador que en la salida del Consejo de Política Fiscal y Financiera del miércoles, cuando fue rotundo al negarse a recortar esa cantidad. Mas-Colell dijo que “se harán todos los esfuerzos”, pero avisó de que esos recortes repercuten en la sanidad. “Nadie nos puede decir que se deje de proveer de medicinas a personas que las necesitan”, remachó.
Cataluña recibirá en 2016 unos 1.900 millones más que este año. El departamento recordó que no son ingresos extra, sino que 1.200 millones proceden de la liquidación de 2014 y el resto de las previsiones de recaudación de 2016.

Para Colau, el Estado español tiene “una salud democrática deteriorada” por impedir el referéndum. “Lo único preocupante que pasa de cara al 27-S es que el PP insista en plantear el ejercicio de la democracia como una cuestión de orden público que genera tensión innecesaria”, declaró la alcaldesa de Barcelona. De esta forma, replicaba a las palabras del presidente del Gobierno, quien este miércoles advirtió a Artur Mas que “si alguien quiere incumplir la ley tendrá un problema”.

A las críticas de Colau se sumó la vicepresidenta de la Generalitat, Neus Munté, quien insistió en que Rajoy “tiene un problema gordo debido a su inmovilismo y su falta de diálogo”. En su opinión, las palabras del líder del PP en el acto de presentación de Xavier García Albiol en Castelldefels (Barcelona) como candidato a las elecciones autonómicas fueron “una amenaza al Gobierno catalán”, que no parecen inquietar a Munté. “Estamos bien tranquilos porque cumplimos la ley”, dijo.

La reunión entre Mas y Colau duró poco más de una hora y fue la primera desde que la exportavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) se hiciera con la vara de mando, el 13 de junio. Mas ha esperado a finalizar la legislatura para recibir a la alcaldesa, a solo cuatro días de que el presidente previsiblemente convoque las elecciones.

En este tiempo, las relaciones se han caracterizado por críticas y reproches mutuos. Mas había advertido de que no callaría si Colau ponía Barcelona en peligro y la alcaldesa le había reprochado que se comportara como líder de CiU y no como presidente de la Generalitat. El líder nacionalista, además, se ha referido con displicencia a “los de la lista del sí se puede”, en alusión a las candidaturas de izquierda como la que llevó a Colau a la alcaldía de Barcelona y que ahora vuelve a repetir la fórmula con la lista Catalunya Sí que es pot.

55 millones de deuda

Además de las declaraciones políticas, del encuentro de ayer entre la alcaldesa y el presidente sirvió salió un compromiso de Mas para conectar el tranvía por la avenida Diagonal de Barcelona. También el reconocimiento por parte de la Generalitat de una deuda vencida con el Ayuntamiento por 35 millones de euros y el inicio del proceso para admitir otros 20 millones por la ley de barrios. El concejal socialista Jaume Collboni reclamó a Colau “que no confunda lealtad institucional con sumisión a la Generalitat” y añadió que “Mas ha tomado el pelo a Barcelona durante los últimos años”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información