Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias no concreta el derecho a decidir que defiende para Cataluña

Iniciativa y Podemos irán juntos a las generales y crearán un grupo parlamentario propio

Gemma Ubasart, Pablo Iglesias y Joan Herrera.
Gemma Ubasart, Pablo Iglesias y Joan Herrera.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha presentado este lunes en Barcelona el acuerdo con Iniciativa per Catalunya (ICV) y Esquerra Unida para acudir juntos a las elecciones generales del próximo otoño. Se trata de la repetición del pacto sellado para las autonómicas del 27-S bajo la denominación de Catalunya sí que es pot, cuyo cabeza de lista a la Generalitat está pendiente de designar. En el acuerdo para esa confluencia se define a Cataluña como “sujeto político soberano” y se defiende el ejercicio del “derecho a decidir”, aunque Iglesias no concretó cómo y cuándo debe ejercerse, si antes, después o durante el “proceso constituyente” para toda España que defiende Podemos y que implicará una reforma de la Constitución.

“El anclaje no depende de voluntades políticas y nosotros no decimos a los catalanes cuándo deben ejercer el derecho a decidir”, aseguró Iglesias, quien sí dejó claro que se opone a la secesión. “No quiero que Cataluña se vaya de España”, aseveró.

El líder de Podemos admitió que “la manera jurídica” para consultar a los catalanes sobre su futuro político “como sabe todo el mundo, presentará dificultades”. Con todo, se comprometió a “remover todas las vías” para hacerlo posible. “No ponemos una excusa”, apostilló Iglesias, para quien la consulta supone “abrir el candado” que Jordi Pujol contribuyó cerrar con la Constitución de 1978. Se trata, dijo, de “abrir los procesos que permitan una solución diferente a la declaración unilateral de independencia” prometida por la lista independentista.

Joan Herrera, coordinador nacional de ICV, aseguró, por su parte, que su formación “no entierra el derecho a decidir porque nos hace imbatible como pueblo” pero tampoco concretó cómo y cuándo se ejercercerá. En su opinión, el pacto para las generales alcanzado con el partido violeta supone el nacimiento de “un nuevo sujeto político catalán”. La candidatura llevará por nombre Podem y tendrá un apellido pendiente de concretar.

Los diputados electos en las cuatro provincias catalanas formarán un grupo parlamentario propio si consiguen un mínimo de cinco escaños y el 15% de los votos. La articulación de su relación con el resto de parlamentarios de Podemos en el Congreso también está por concretar. El pacto presentado incluye Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), el referente catalán de Izquierda Unida, una formación con la que Pablo Iglesias no logra ponerse de acuerdo para concurrir juntos a las generales. “Les quitamos el monopolio a los que dicen que sólo ellos defienden Cataluña”, zanjó Herrera.

Durante la presentación de la candidatura se aludió en diversas ocasiones a la exitosa experiencia de Barcelona en Comú, que ha hecho alcaldesa a Ada Colau. Ahora se trata de repetir la experiencia con el objetivo de ganar las elecciones autonómicas y posteriormente las generales, aventuró Iglesias. “Nuestro objetivo es desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa y para ello es imprescindible el apoyo de Cataluña”, dijo.

Joan Herrera entiende que se trata de “sumar para multiplicar”, en lo que definió como un “espacio de confluencia abierto” a otras formaciones. Lo mismo ha ocurrido para las autonómicas, aunque sigue la incertidumbre sobre quién será el cabeza de lista. La decisión de Procès Constituent de aplazar su posicionamiento hasta este fin de semana demorará también la designación del presidenciable a la Generalitat. El economista Arcadi Oliveres está sopesando aceptar el ofrecimiento, aunque se ha sondeado sin éxito a otros candidatos de diversos ámbitos.

La puesta en escena del acto de presentación recordó la empleada en el proceso de Barcelona en Comú para las elecciones municipales, con la notable diferencia de que en aquel caso existía un liderazgo claro que ahora no se vislumbra. Además de Iglesias, también acudieron el número dos del partido, Iñigo Errejón, además del concejal del Ayuntamiento de Barcelona Raiumundo Viejo. El líder vecinal Lluís Rabell, que también secundó la lista de Colau, actuó de presentador.