Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega el festival de las bicis voladoras

O Marisquiño, el gran certamen de cultura urbana de Galicia, espera recibir este año más de 100.000 personas en tres días

Les Castizos actuarán en el muelle.
Les Castizos actuarán en el muelle.

En el Muelle de Transatlánticos de Vigo existe una escultura que escenifica el significado que este puerto tiene para Galicia. Es la figura de unos emigrantes que parten con sus maletas para buscar fortuna en América, como hicieron miles de personas hasta bien rebasada la mitad del siglo XX. Si alguno de esos emigrantes regresara hoy anciano a su hogar, al mismo puerto y en las fechas que coinciden con el festival Arnette- O Marisquiño pensaría que los que podrían ser sus nietos se han vuelto locos, abriendo la boca con cada una de las pruebas que se celebran y con la ciudad puesta patas arriba.

O Marisquiño es un evento de tal impacto visual que difícilmente se puede describir con palabras: las bicicletas vuelan por encima de las cabezas del público a varios metros de altura compitiendo con las gaviotas, los skaters dibujan piruetas en el aire como si llevasen alas de serie y decenas de miles de personas abarrotan esta parte de la ciudad. “A veces nos da vértigo analizar como creció esto, pensando que cuando comenzamos hace quince años habría poco más de doscientas personas viendo las pruebas”, rememora Carlos Domínguez, que creó este evento con ánimo de promocionar una tienda de skate que tenía en ese momento en la ciudad. Aquella pequeña fiesta de promoción de una tienda es hoy un macroevento que genera además muchos puestos de trabajo en los casi veinte días que dura el montaje y desmontaje de todas las infraestructuras. “Tenemos unos 160 contratos directos pero si sumamos todo el trabajo indirecto rebasamos las 400 personas”, apunta Domínguez sobre el volumen de este certamen que tuvo su mayor crecimiento en los años más duros de la crisis, “contra toda lógica”, como le gusta decir a su director.

El año pasado pulverizaron todos los records al recibir más de 100.000 personas y este año esperan superar con creces esa cifra durante los tres días que dura el festival del 7 al 9 de Agosto. “Presiento que vamos a batir un año más el record de público. Vas por la calle y hay una corriente muy positiva alrededor del festival”, afirma el director del evento.

Según los cálculos de la organización, el festival aporta a la ciudad un retorno de 12,5 millones de euros, además del impacto que genera con en la presencia de grandes especialistas internacionales llegados de países de todo el mundo.”El año pasado estuvo aquí el brasileño Kelvin Hoetfler, campeón del mundo de skate y vino sin cobrar un duro, porque le habían hablado de esto”, ilustra Domínguez sobre el poder de atracción de este evento, que cada año se esfuerza por renovarse.

“Este año será de largo el Marisquiño más tecnológico. Si todo va bien tendremos la oportunidad de cerrar en los próximos días un patrocinador vinculado al mundo de la tecnología que podría suponer un gran paso”, avanza Carlos Domínguez sobre un acuerdo que podría firmar en breve.

En esta edición, esa apuesta tecnológica la podrán experimentar tanto los que asistan físicamente al festival o los que lo podrán ver a través de Internet. Un completo equipo con dos unidades móviles y aldededor de treinta profesionales retransmitirá en directo las competiciones para todo el mundo a tavés de la plataforma Xperienty Tv. El pasado año llegaron a 90.000 personas y este año esperan que las pruebas que se celebran en Vigo puedan llegar a cerca de 300.000 personas. Para los que asistan físicamente al festival podrán gozarlo con una aplicación en su móvil que servirá para medir ellos mismos los saltos de los deportistas una vez registrados con la cámara de su teléfono.

Como en cada edición, uno de los puntos fuertes del “Maris”, como muchos le llaman popularmente en Vigo, será la música y la variedad de conciertos que habrá a lo largo de los tres días del festival. Este año habrá conciertos gratuitos en el Muelle de Transatlánticos y a posteriori fiestas con Dj´s en la Sala Mondo, una de las más emblemáticas de la ciudad. Cada uno de los días estará marcado por una línea musical diferente, que va del rap al punk pasando por la electrónica. El viernes,7, el festival se moverá al son del rap, con Nahno Selektah+ 2MC´s y el rapero compostelano Arce, una de las últimas sensaciones del rap español. El sábado 8, será el turno del punk cortante de los pontevedreses Cuchillo de Fuego, de la contundencia de los vigueses Aphonnic y de Evil Empire, una banda que homenajea a Rage Against the Machine. La electrónica reinará en el último día del festival con Paul Hard Dj y Les Castizos, residentes en el Privilege de Ibiza, uno de los grandes clubes internacionales. Las actuaciones se completarán con las pinchadas en la Sala Mondo de Sorën Manzoni de Nasty Mondays, Alex Tamburini o la presencia en su faceta Dj de Silvia Superstar.

A pesar del gran cartel del festival y del éxito que se le augura un año más, O Marisquiño nunca tiene claro su futuro. “Esto se hace de año en año y no sabemos que va a pasar para el siguiente porque las instituciones no firman acuerdos a medio plazo. Por un lado es una incertidumbre pero por otro también sabemos que somos libres de poder escuchar ofertas para cambiarnos de ciudad”, confiesa Carlos Domínguez. En el Muelle de Transatlánticos, la puerta de salida y entrada de la emigración, todos esperan que O Marisquiño no tome en el futuro la vía del exilio y que las bicicletas voladoras animen por muchos veranos el cielo de Vigo.