Cifuentes refuerza a los viceconsejeros para compensar la pérdida de escaños

La futura presidenta de Madrid rediseñará la estructura del Gobierno regional y del PP en la Asamblea, donde su partido ha perdido la mayoría absoluta por primera vez en 20 años

Cristina Cifuentes, en primer término en la Asamblea. A su lado, Ángel Garrido, Jaime González Taboada y, al fondo, Carlos Izquierdo.
Cristina Cifuentes, en primer término en la Asamblea. A su lado, Ángel Garrido, Jaime González Taboada y, al fondo, Carlos Izquierdo.LUIS SEVILLANO

Los viceconsejeros del Gobierno regional de Cristina Cifuentes no compaginarán su responsabilidad en el Ejecutivo con la función de diputados en el Parlamento regional. La legislatura pasada hubo una decena de viceconsejeros con escaño. La candidata del PP, que será investida presidenta de Madrid este miércoles, buscará con este rediseño de la estructura de la Comunidad un mejor reparto de la carga de trabajo del PP que, por primera vez en 20 años, ha perdido la mayoría absoluta en la región al bajar de 72 a 48 diputados. El papel de los viceconsejeros cobrará, de esta forma, más relevancia que hasta ahora.

20 años de experiencia como diputada

Cifuentes es pese a sus 50 años una de las políticas con más experiencia de la Asamblea. Es diputada regional desde la tercera legislatura (1991-1995), con el lapso de los últimos tres años y medio al frente de la Delegación del Gobierno.

El pasado día 9 arrancó la décima legislatura del Parlamento regional y octava de Cifuentes. “La Asamblea de Madrid es mi casa”, siente Cifuentes. “Y como es su casa, sabe lo que necesita, qué mejorar”, añaden en su círculo.

En los últimos 20 años Cifuentes ha sido portavoz adjunta del grupo parlamentario popular (IV y VII legislaturas), secretaria de la Mesa (V legislatura), vicepresidenta primera (VII y VIII legislaturas) y portavoz de las comisiones de Educación y Cultura, Vicepresidencia y Presidencia, Justicia e Interior (IV a VIII).

Distintos responsables del PP de Madrid consultados coinciden que la “trascendencia” que los viceconsejeros será tanta que “serían los consejeros de facto”. “Si se intensifica la vida parlamentaria, algo que parece evidente, y la oposición tiene al Gobierno sentado de forma permanente en la Asamblea de Madrid, los viceconsejeros serán quienes tengan que suplir al consejero de turno en el día a día de las consejerías”, asiente un antiguo consejero de los Gobiernos de Esperanza Aguirre.

“La medida de Cifuentes es razonable, está cantado que los consejeros pasarán más tiempo en la Asamblea”, añade otro exconsejero veterano de la Comunidad, que hace énfasis en el nuevo contexto que aguarda al PP. Ángel Gabilondo, candidato del PSOE, ya ha reclamado que el mes de julio se habilite el Parlamento madrileño —tampoco lo es en agosto y enero; y en septiembre apenas tiene actividad—, mientras que su homólogo de Podemos, José Manuel López, defiende la creación de una comisión para investigar el incremento de la deuda regional, que entre 2011 y 2014 pasó de 15.000 a 25.000 millones de euros.

El nuevo formato de los plenos, cambio en el que coinciden Cifuentes y la oposición, incrementará aún más el nivel de exigencia al que estaba acostumbrado el PP. Ya no terminarán de madrugada —a partir de la medianoche comenzaba la sesión golfa, ironizaban en la oposición, con la que coincidían en privado muchos diputados del PP— ni se desarrollarán casi de manera clandestina.

“Antes, el jueves por la tarde se dedicaba al pleno de la Asamblea, y ya era mucho. Sin duda los viceconsejeros tendrán un papel fundamental”, razonan en el grupo parlamentario popular. La restricción a los viceconsejeros también facilitaría que corrieran los puestos en la lista autonómica del PP, en cuya confección tuvo mucho que ver Aguirre como presidenta del PP en Madrid

La última legislatura, en la que Ignacio González relevó a Aguirre en septiembre de 2012, han coincidido en la Asamblea viceconsejeros de todas las áreas del Gobierno regional. Por el hemiciclo pasaron Javier Hernández (viceconsejero de Presidencia e Interior), Belén Prado (Ordenación Sanitaria e Infraestructuras), Alicia Delibes (Educación), Borja Carabante (Transportes, Infraestructuras y Vivienda), Enrique Ruiz (Medio Ambiente), María Eugenia Carballedo (Empleo) o Carmen González (Cultura y Deporte).

“Se limitaban a pulsar el botón en las votaciones. ¿Qué necesidad de tenerles en el pleno en vez de la consejería, si en la sesión de control el que tiene la palabra es el consejero?”, plantea un diputado con peso en Génova. “Los viceconsejeros se pasaban los plenos mirándolos, sin poder intervenir”, añade otro exdiputado.

Con Cifuentes, los viceconsejeros se centrarán “de forma exclusiva” en los asuntos de sus consejerías, como ya hacían algunos de ellos. Uno de los ejemplos más cercanos para la presidenta in pectore es el de Carlos Izquierdo, que ha sido viceconsejero de Familia y Asuntos Sociales en el Gobierno de González pero no ha sido diputado. Cifuentes confía tanto en él que lo incluyó en el equipo que negoció con Ciudadanos las condiciones para el apoyo a su investidura. Ángel Garrido y Jaime González Taboada, número dos y tres respectivamente en la lista de Cifuentes a la Asamblea, cerraron el cuarteto de negociaciones. A los tres se les atribuye un rol destacado en el próximo Gobierno regional. La previsión es que el nuevo Ejecutivo de Madrid jure el cargo a final de semana.

“Los perfiles serán más importantes que las personas”

Cifuentes empezó a pensar la noche del miércoles, tras el acuerdo con Ciudadanos, en los componentes de su Gobierno. “Los perfiles serán más importantes que las personas”, expresó la política, que aun así reconoció como “probable” que “algunos” de los integrantes de su gabinete vayan en la lista regional del PP.

La candidata del PP no quiere más consejerías —en la actualidad hay ocho—, y si hay alguna nueva será porque se hayan fusionado las competencias de varias. Cifuentes creará la Dirección General de Agricultura y Ganadería, una antigua reclamación del sector. Cifuentes también pretende que exista una Dirección General de Atención a las Personas con Discapacidad.

“Eliminar direcciones generales va a ser complicado. Después de los 4.000 millones en recortes de la pasada legislatura el Gobierno está muy podado”, señalan en el Gobierno saliente. Ciudadanos pidió, según fuentes del PP, una reducción del 25% de las direcciones generales y que hubiera un viceconsejero por consejería y no dos. “En sanidad y educación eso habría sido brutal”, observan en la Comunidad.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50